El Fondo de Desastres Naturales (Fonden), uno de los fideicomisos que se proponen eliminar, sumó una deuda de 13,123 millones de pesos al cierre de agosto, informó Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“El Fonden está hoy financiando una actividad muy importante del Estado, que es cómo afrontar la reconstrucción tras un desastre natural”, refirió en un video para explicar y aclarar dudas sobre la desaparición de los fideicomisos.

Explicó que los desastres naturales no operan de manera recurrente, es decir, puede haber un sismo como el que hubo en 1985 y tardar varios años para que ocurra otro de magnitud similar, como los del 2017.

“Ante esta lógica, parece normal que se esté aportando a un fideicomiso, que se aumenten los recursos para que se utilicen sólo en caso de que una emergencia se materialice. Si bien esto es cierto y nosotros estamos de acuerdo en principio con ello, hay un problema operativo que hace que el Fonden tal como existe hoy no sea adecuado”, aseveró el funcionario.

Recordó que, en teoría, con el uso de un fideicomiso, los recursos que no se utilizan en un año se guardan para el siguiente y, así, se crea un tipo de ahorro para enfrentar los desastres naturales cuando llegan a ocurrir.

Sin embargo, explicó que al 31 de agosto de este año, los pasivos del Fonden superan los recursos que tiene el fideicomiso para este año. En total, cuenta con 4,911 millones de pesos para enfrentar desastres naturales, pero por los compromisos de huracanes ocurridos en años pasados, y los sismos del 2017, el fondo tiene pasivos por 18,034 millones de pesos.

“De tal forma que la posición neta del Fonden es de -13,123 millones de pesos. El Fonden, hoy, en términos netos, no tiene recursos, lo que tiene son deudas, por lo tanto en este fideicomiso no se trata de tomar lo que existe ahí, porque lo que existe es deuda”, refirió.

En este sentido, refirió que el gobierno mexicano deberá ir pensando en un mecanismo para poder enfrentar este tipo de contingencias.

En el caso de los fideicomisos relacionados con la investigación, Herrera destacó que ha recibido las inquietudes de la comunidad científica y académica, sobre todo del CIDE, del cual precisó que no necesita de un fideicomiso para poder llevar sus ahorros de un año al otro.

“La comunidad del CIDE, como todas las comunidades ligadas a la investigación y de educación superior en nuestro país, deberían estar tranquilas. La desaparición del fideicomiso no hace más que eliminar el vehículo a través del cual se fondeaban ciertos recursos, que serán fondeados ahora a través del presupuesto”, apuntó.

ana.martinez@eleconomista.mx