En una extensa entrevista con el diario económico brasileño Valor, el economista Guillermo Nielsen, asesor del candidato presidencial del Frente de Todos, dio detalles de las medidas que se tomarían desde el primer día de gobierno, en caso de que Alberto Fernández gane las elecciones generales y sea electo presidente.

Nielsen dio precisiones sobre las eventuales políticas que aplicará el candidato respecto del dólar, la inflación, los salarios, el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el esquema de retenciones, la política fiscal, el control de importaciones, entre otros temas, si llega al poder. Nielsen detalló los siguientes puntos:

Impulsar las inversiones en Vaca Muerta

“Hay una serie de medidas que estamos preparando, y enviaremos proyectos de ley al Congreso para su aprobación rápida. Pero la más importante se refiere a un nuevo marco regulatorio para el petróleo y el gas, diferente de lo que es hoy”, anticipó. Y agregó que la idea “es modificar el tratamiento fiscal y contable, en línea con la situación actual en la cuenca de los Estados Unidos. Es decir, un impuesto más bajo y una amortización acelerada como norma contable. El impuesto a la renta empresaria, en tanto, sería de 20%, cuando hoy es básicamente de 35 por ciento”.

Contener la inflación con un gran acuerdo social

“Se propondrá un acuerdo social para reducir los niveles de inflación lo antes posible. Será un acuerdo de precios y salarios muy importante para moderar la inflación, que es uno de los grandes problemas de Argentina”, dijo Nielsen.

Procurar niveles de tasas de interés bajas

“El problema es que el gobierno de Mauricio Macri nos dejará tasas de interés muy altas, sobre todo por un factor de total falta de confianza. La sociedad argentina ha perdido durante mucho tiempo la confianza en el gobierno de Macri, y nuestra tarea será, en primer lugar, recuperarla”, argumentó.

Una política fiscal sustentable

“El nivel de deuda al que la Argentina ha estado sometida requiere que el país tenga superávit primario. Ya no es suficiente tener balance fiscal, también se necesita superávit primario”, sostuvo y agregó que “tendrá que ser una gestión ajustada al gasto. Se deberá observar muy de cerca todo esto, y esta será una parte clave del trabajo inicial. Pero también será una cuestión de realismo. El problema hoy no es el de tener un superávit primario, sino la tasa de interés de la deuda que deberá pagarse en los próximos años”.

Tipo de cambio flotante

Según Nielsen, la estrategia será avanzar hacia “un tipo de cambio flotante. No creo que sea apropiado un tipo de cambio fijo. Necesitamos mantener el tipo de cambio competitivo”.

Acortarán plazos para liquidar exportaciones

Nielsen sostuvo que “se requerirá que los dólares provenientes de exportaciones tendrán que ingresar al mercado en un periodo que aún no sabemos si será de ocho o 12 meses. Pero tendrán que ser liquidados. No es posible que tarden años en poderse liquidar las exportaciones”.

Renegociación con el FMI

Según Nielsen, no es factible seguir manteniendo el acuerdo actual con el FMI. “Buscaremos un mayor grado de libertad bajo este acuerdo. Será una renegociación de todo: pagos, términos. Macri entregará un país con un bajo grado de libertad bajo el acuerdo con el FMI.

BCRA continuó con licitación de reservas

Riesgo país de Argentina trepa a máximo en 14 años

El riesgo país argentino subía 113 unidades a un nivel de 2,103 puntos básicos al cierre del miércoles, su valor máximo en 14 años, como respuesta a una dura crisis política y social que golpea a los mercados domésticos junto al debilitamiento del gobierno del neoliberal Mauricio Macri.

Para intentar calmar la plaza cambiaria, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) dispuso limitar el financiamiento en pesos a grandes exportadores, con el fin de dar liquidez al mercado, al tiempo que continuó con sus licitaciones de dólares de sus reservas.

“El banco central emite una norma con la intención de estimular ingreso de divisas de los grandes exportadores”, sintetizó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

A inicio de semana, la coalición del candidato presidencial opositor Alberto Fernández, ganador en las primarias del 11 de agosto, culpó al gobierno de Macri —que busca su reelección— y al Fondo Monetario Internacional por los problemas económicos que enfrenta Argentina.

La plaza financiera doméstica comenzó a derrumbarse luego de estos comicios, el peso acumula una pérdida de 22% con salida de depósitos bancarios y conversiones a dólares.

En junio del 2005, antes de una reestructuración de deuda soberana lanzada por el gobierno de turno, el riesgo país argentino cotizaba por encima de 6,600 unidades.

Operadores coinciden en que los actuales niveles del riesgo país son indicadores de cuando un gobierno afronta problemas de pago con su deuda. (Reuters)