La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos abrirá mañana una reunión de la que se espera un aumento de las tasas de interés, decisión que será un test de sus relaciones con el futuro gobierno de Donald Trump.

Esta alza, la primera en un año, debería ser mínima, de un cuarto de punto porcentual (0.25%), situando la tasa directriz entre 0.50 y 0.75%, de acuerdo con analistas.

El comité de política monetaria de la Fed (FOMC, por su sigla en inglés) deliberará durante dos días y el miércoles anunciará su decisión, la cual se dará a conocer por parte de Janet Yellen, presidenta de la Fed.

La Reserva publicará también nuevas previsiones económicas que serán escrutadas por los mercados para evaluar si la entidad integra ya potenciales consecuencias económicas de las promesas de reactivación presupuestaria realizadas por Trump.

La Fed ha dado señales muy claras de que va a subir las tasas, declaró Robert Hughes, economista del American Institute for Economic Research (AIER).

La tasa interbancaria a 24 horas de la reunión evoluciona en la banda de 0.25 a 0.50% desde diciembre del 2015, luego de casi siete años de política a tasa cero para sostener la reactivación económica.

La Fed postergó en los últimos meses su decisión de comenzar a normalizar su política monetaria a causa de los coletazos del Brexit, la lentitud de recuperación de la economía internacional, los bajos precios petroleros y la elección presidencial estadounidense.

Pero, ahora, quiere prevenir un recalentamiento del mercado laboral en el país, el cual podría acelerar la inflación. Un alza de las tasas podría adoptarse bastante rápidamente , advirtió Yellen hace dos semanas.

Los datos del mercado laboral para noviembre fueron mejores que lo previsto, haciendo caer la tasa de desempleo a 4.6%, su piso en nueve años, mientras que la inflación, en 1.4%, se acerca lentamente hacia el objetivo de 2 por ciento.

Hubo un impulso positivo de la actividad recientemente y señales precursoras de aumento de salarios , afirmó Hughes. El crecimiento, casi estable en el primer semestre, se aceleró a 3.2% en el tercer trimestre.