La Comisión Europea (CE) tiene previsto aprobar el proyecto de creación de un mecanismo de cobertura de los fondos nacionales de garantía de depósitos bancarios, embrión del futuro fondo europeo de garantía llamado a completar la unión bancaria.

La propuesta de Jonathan Hill, comisario europeo de servicios financieros, es que se financiará a partir de contribuciones de las entidades financieras en función de su tamaño y perfil de riesgo. Esas contribuciones se deducirán de la aportación al fondo nacional para alimentar un capital común que, en caso de cataclismo financiero, podrá garantizar los depósitos cuando el fondo nacional o el gobierno del país de origen del banco en dificultades no puedan cubrir por sí solos la factura.

De momento, se trata sólo de un fondo complementario a los fondos nacionales a los que prestará un servicio de reaseguro. Aun así, la propuesta cuenta con el rechazo de Alemania, temerosa de que esa red europea de seguridad para el sector bancario suponga una mutualización de la deuda por la puerta de atrás.

Berlín supedita la creación del nuevo mecanismo a una serie de condiciones que pueden tardar años en cumplirse, como el establecimiento de un procedimiento de insolvencia para los estados de la zona euro o la limitación del volumen de deuda pública que podrán comprar las entidades financieras.

Bruselas ha cubierto su propuesta de candados para tranquilizar a Berlín y demostrar que sólo en casos extremos se podrá recurrir a la red de seguridad europea.

De entrada, se exigirá que el fondo nacional se agote o, si no estaba dotado del todo en el momento de la crisis, que el Estado de turno cubra la diferencia con dinero de los contribuyentes.

Sólo una vez agotadas esas dos vías se podría recurrir al reaseguro europeo. E incluso en ese caso, la ayuda será limitada, porque la CE fijará un techo sobre el traspaso de fondos que puede recibirse en función del banco o país.

El temor de Alemania parece fundado porque los actuales fondos nacionales apenas cubren una mínima parte de los depósitos garantizados. En el conjunto de la zona euro, los fondos suman el equivalente a 0.32% de los más de 5 billones de euros en depósitos garantizados (los que no rebasan 100,000 euros por cuenta), según datos recogidos por el gabinete de análisis de la CE.

Por países, el tamaño de los fondos oscila entre 4.4% de los depósitos cubiertos en Letonia a 0.04% en Chipre. En España es de 0.4 por ciento. Algunos países ni siquiera tienen fondos y funcionan sólo con avales.