Autoridades de la zona euro acordaron que cada país miembro debe preparar planes de contingencia individuales en la eventualidad de que Grecia decida dejar el área de la moneda única, dijeron el miércoles funcionarios del bloque.

Además de la confirmación de dos funcionarios, Reuters tuvo acceso a un memorándum redactado por un estado miembro de la zona euro detallando algunos de los elementos que los países del bloque de la moneda única deben considerar.

El documento detalló los posibles costos para los países miembros en caso de que se produzca una salida de Grecia, y señaló que en caso de que eso ocurra debería buscarse un "divorcio amigable". También dijo que si Atenas decide abandonar el bloque, debería recibir apoyo de la UE y del FMI para ayudarla en el proceso.

El acuerdo fue alcanzado durante una teleconferencia del Grupo de Trabajo del Eurogrupo (GTE), que comenzó a las 1300 GMT del lunes y duró cerca de una hora.

El GTE está compuesto por funcionarios que preparan reuniones de ministros de Finanzas y también conforman e l consejo directivo del fondo de rescate temporal, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF).

"El GTE acordó que cada país de la zona euro debe preparar un plan de contingencia, individualmente, para las consecuencias potenciales de una salida de Grecia del euro", dijo un funcionario del bloque cercano a la discusión en la teleconferencia.

"Hasta el momento no se ha preparado nada a nivel de la zona euro, por temor a filtraciones", manifestó.

Un segundo funcionario confirmó el acuerdo del GTE del lunes.

IMPACTO MANEJABLE

El impacto de una salida de Grecia de la zona euro será "considerable pero manejable", dijo el miércoles el Bundesbank alemán, elevando la presión sobre Atenas para que prosiga con sus dolorosas reformas económicas, impuestas como condición de un millonario rescate financiero internacional.

En un duro informe mensual, el Banco Central alemán agregó que los estados miembros de la zona euro tendrían algo que decir respecto a pagar más por la ayuda a Grecia.

"Grecia está amenazando con no implementar las reformas y medidas de consolidación que fueron acordadas a cambio de programas de asistencia a gran escala", dijo el Bundesbank.

"Esto pone en riesgo la provisión continua de asistencia. Grecia tendrá que asumir las consecuencias de un escenario como ese. Los desafíos que esto generaría para la zona euro y para Alemania serían considerables, pero manejables, dado el prudente manejo de la crisis", añadió.

En la misma línea que líderes políticos germanos, el Bundesbank advirtió en contra de que Europa relaje las condiciones para que Grecia acceda a ayuda.

Una dilución significativa de los acuerdos existentes perjudicaría la confianza en todos los acuerdos y tratados de la zona euro y debilitaría fuertemente los incentivos para reformas nacionales", agregó.

El Bundesbank añadió que el Eurosistema de los bancos centrales de la zona euro habían asumido "riesgos considerables" al proporcionar a Grecia grandes cantidades de liquidez.

"A la luz de la situación actual, no deberían aumentar significativamente estos riesgos", dijo el banco.

"Por el contrario, los gobiernos y parlamentos de los estados miembros deberían decidir sobre la forma en que se preste cualquier asistencia financiera adicional y por lo tanto, si los riesgos asociados deberían asumirse", agregó.

RDS