Estados Unidos anunció que a partir del próximo 18 de octubre impondrá mayores aranceles a bienes de la Unión Europea (UE) luego que la OMC falló a su favor en su pleito por las subvenciones a Airbus.

Washington aplicará aranceles suplementarios de 10% a los aviones europeos y de 25% a "los demás productos", dijo un funcionario del Representante Comercial de Estados Unidos.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) habilitó a Estados Unidos para gravar durante un año la importación de bienes y servicios europeos por hasta 7,500 millones de dólares. La decisión es el corolario de un conflicto de 15 años entre el fabricante aeronáutico estadounidense Boeing y su rival europeo Airbus, a causa de las ayudas estatales que reciben respectivamente.

Antes de conocerse las medidas, la UE amenazó inmediatamente con represalias si Estados Unidos impone esos aranceles, e invitó a seguir negociando.

 

"Si Estados Unidos decide imponer las contramedidas autorizadas por la OMC, estarán empujando a la UE a una situación en la que no tendremos más opción que hacer lo mismo", dijo en un comunicado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.

Se trata de la sanción más fuerte jamás impuesta por la OMC. Estados Unidos había pedido la posibilidad de ir hasta 10,560 millones de dólares por año.

La autorización de la OMC no implica que Estados Unidos esté obligado a imponer o no las sanciones, del todo o en parte, bajo la forma de sobretasas para una vasta gama de productos europeos.

"Estados Unidos puede (...) pedir al Organismo de regulación de los diferendos (de la OMC, ndlr) la autorización para tomar contramedidas para la Unión europea y algunos de sus Estados miembros, por un monto que no supere, en total, 7,496.6 millones de dólares anuales", indicó el árbitro de la OMC en un informe.

Un conflicto de 15 años

La batalla jurídica entre Airbus y Boeing ante la OMC se inició hace a 15 años, cuando Estados Unidos declaró muerto un acuerdo estadounidense-europeo de 1992 que controlaba las subvenciones en el sector de la aeronáutica.

Estados Unidos atacó primero en 2004, al acusar a Reino Unido, Francia, Alemania y España de acordar subvenciones ilegales para apoyar la producción de una serie de productos Airbus.

Un año más tarde, la UE afirmaba que Boeing también recibió miles de millones de dólares de subvenciones prohibidas de parte diversas ramas del gobierno estadounidense.

Ambos casos se involucraron luego en un conflicto jurídico y cada parte ganó de manera parcial tras una larga serie de apelaciones y contraapelaciones.

Según las reglas de la OMC, la Unión Europea y Estados Unidos tienen cada uno derecho a sancionar al otro.

En París, el ministro francés de Economía Bruno Le Maire advirtió que Estados Unidos cometería "un error económico y político" si decide imponer sanciones tarifarias, y pidió una "resolución amigable", sobretodo ahora "cuando China refuerza su industria aéonáutica".

El Presidente Director General de Airbus, Guillaume Faury, tambien pidió una "solución negociada" al conflicto.

En un comunicado, el fabricante estadounidense Boeing declaró que "Airbus puede ahora evitar todas estas medidas tarifarias conformándose plenamente a esas obligaciones".

"Esperamos que finalnente será así", agregó.

En otro procedimiento, la OMC autorizará en la primavera a la UE a imponer también derechos aduanales en reacción a las subvenciones indebidas suministradas por el gobierno estadounidense a Boeing.

Las sanciones podrían aplicarse antes del fin del mes si Estados Unidos hace una demanda oficial ante la OMC.

A menos de un mes del Brexit, Reino Unido declaró en un comunicado que "no debería ser objeto" de eventuales sanciones estadounidenses contra la UE e indicó que buscaba obtener de la OMC la confirmación de que se encontraba de conformidad con las reglas de la OMC en el caso.

kg