España espera que Bruselas reconozca sus esfuerzos por controlar su déficit en la reunión del eurogrupo este lunes y no ser penalizada por no cumplir el objetivo previsto para el 2012.

España molestó a la Comisión Europea y a sus socios europeos cuando el presidente, Mariano Rajoy, dijo que no cumpliría con el objetivo de déficit para este año acordado con Bruselas, minando la credibilidad de un pacto fiscal europeo.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, negó que el gobierno hubiera desafiado las normas comunitarias y dijo que Europa fue informada sobre el cambio de objetivo para el 2012.

Aquí no hay el más mínimo reto. España es un socio leal absolutamente comprometido con las reglas fiscales europeas , dijo en una entrevista por el diario local ABC.

Estoy convencido de que en la reunión del eurogrupo de hoy va a salir un compromiso de reconocimiento de que España está haciendo un gran esfuerzo de consolidación presupuestaria y que cumple las reglas , agregó.

El gobierno de Rajoy tiene previsto realizar recortes por unos 30,000 millones de euros este año, estrangulando la inversión en una economía que probablemente ya esté en recesión y tiene la tasa de desempleo más elevada de los países desarrollados. Está previsto que este año se sitúe en la cifra récord de 24.3 por ciento.

Las esperanzas de que logre el apoyo de otros socios en esta búsqueda de indulgencia europea no parecen estar fundadas, ya que otros países que afrontan situaciones económicas complicadas, como Bélgica y Holanda, no pidieron la relajación de las normas.