La economía de la zona euro necesita un estímulo fiscal preventivo de países ricos como Alemania y Holanda o enfrentará un largo periodo de bajo crecimiento, advertirá la Comisión Europea la próxima semana.

En un documento de discusión preparado para la reunión de ministros de Finanzas de los 19 países que comparten el euro, el miércoles en Luxemburgo, el brazo ejecutivo de la Unión Europea informará que la actividad económica de la zona euro no se recuperará este año.

El documento, visto por Reuters, hace eco de las palabras de septiembre del presidente saliente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien instó a los gobiernos a ayudar a los esfuerzos de política monetaria estimulando el crecimiento también a través de la política fiscal.

“La desaceleración del crecimiento y los riesgos a la baja inherentes a la situación actual pueden requerir un enfoque preventivo, más que reactivo, de la política fiscal”, sostiene la comisión en el documento, en el que agrega que los gobiernos deberían moverse ahora, porque lleva tiempo que los cambios en la política fiscal tengan un impacto en la economía.

La comisión dirigió su llamado principalmente a Alemania y Holanda, catalogados como “países con espacio fiscal”, porque han tenido excedentes presupuestarios durante años.

Los dos deberían invertir más para estimular el crecimiento y evitar el deterioro de la infraestructura pública, porque eso a su vez afectaría su crecimiento a más largo plazo.

La canciller alemana, Angela Merkel, reconoció el mes pasado que los gobiernos deberían actuar para no sobrecargar al BCE, pero se resistió a los llamados a redactar un paquete de estímulo fiscal para su país, a pesar de que la mayor economía de Europa está al borde de una recesión.

Sin embargo, el documento de la comisión indicó que Italia o Grecia, catalogados como “estados miembro con alta deuda”, porque tienen los niveles más altos de deuda pública en Europa, deben idear políticas para asegurarse de que los mercados confíen en que su deuda caerá.

Confianza de los inversionistas, en mínimos

La confianza de los inversionistas en la zona euro cayó en octubre a su nivel más bajo en más de seis años, ya que las medidas de estímulo adoptadas por los bancos centrales no lograron disipar los temores a una recesión, según se desprende de una encuesta realizada el lunes.

El grupo de análisis Sentix expuso que el índice de confianza de los inversionistas para la zona euro cayó a 16.8% en octubre, frente a -11.1% de septiembre. Fue su nivel más bajo desde abril del 2013.

“No ha habido una reacción positiva a las medidas de apoyo tomadas por los bancos centrales, ya que las valoraciones sobre la economía cayeron en octubre de manera generalizada”, dijo el director ejecutivo de Sentix, Patrick Hussy.

En septiembre, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, prometió estímulos indefinidos para reactivar una economía en crisis en la zona euro. El BCE adentró más aún las tasas de interés en territorio negativo y prometió comprar bonos sin fecha de caducidad al plan para reducir más los costes de los préstamos.

La Reserva Federal de Estados Unidos también recortó las tasas en septiembre para ayudar a mantener una expansión económica sin precedentes.