La economía mexicana registró en el quinto mes del año un estancamiento, de acuerdo con lo divulgado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), pese a las estimaciones de una caída en la actividad económica.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), el cual da un seguimiento mensual a la economía, permaneció sin variación respecto al mes de abril, cuando la economía registró un crecimiento de apenas 0.1%, con cifras desestacionalizadas.

“Es una mala noticia, pero dada la expectativa de que anticipaban una caída más significativa, logra sortear ligeramente el peor escenario. El dato da una pista de que es muy probable que la primera mitad del año se haya quedado con un escaso crecimiento”, acotó James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CiBanco.

Al interior del reporte, se puede observar que el sector servicios fue el que mejor desempeño mostró, con una tasa de 0.8% mensual tras la contracción de 0.3% de abril. Dentro de esta actividad, el comercio al por menor revirtió la caída de 0.7% registrada en abril al crecer 2.4% en mayo.

En el caso de las actividades primarias, éstas se recuperaron tras dos meses consecutivos de contracciones. En mayo, la tasa de expansión mensual que registraron fue de 0.7 por ciento.

Sin embargo, el sector de industrias registró una contracción de 2.1%, que es la primera en el año. Esto fue resultado de las caídas que presentaron las cuatro actividades que la componen; la construcción mostró la más pronunciada con 6.2 por ciento.

La contracción de la construcción, indicó Alejandro Saldaña, gerente de Análisis Económico de Ve por Más, se explica por una menor obra pública e inversión en este tipo de proyectos por parte del gobierno.

En su comparación anual, el IGAE registró una contracción de 0.3%, la segunda del año. En marzo, la economía registró una contracción de 0.6 por ciento.

Difícil, la meta de hacienda

Analistas refirieron que es poco probable que la economía pueda cumplir con el pronóstico de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la cual prevé una expansión de entre 1.1 y 2.1% al cierre de este año.

James Salazar explicó que será muy difícil alcanzar un crecimiento dentro de ese rango, o incluso el promedio de 1.6%, ello debido a que esperan un crecimiento de 0.3% para la primera mitad del año, por lo cual el país necesitaría crecer al menos 2.8% en la segunda mitad para alcanzar la previsión; no obstante, no ve una recesión este año.

“Todavía no estamos en una recesión, hay aún cifras positivas en consumo y empleo. El problema es que la percepción es así, se cree que ya vamos encaminados a una y la mayoría de las decisiones se toma por expectativas. Si esa percepción no logra revertirse, probablemente el país pueda caer en una recesión, no en este año, pero tal vez en la primera mitad del siguiente”, expuso.