Los mercados emergentes son el mayor de los riesgos para la estabilidad financiera, según los administradores de fondos de inversión encuestados por Bank of America Merrill Lynch (BofA-MLynch).

Hace cinco años, los países emergentes eran inversiones seguras y los bancos tóxicas. En un completo revés, los mercados emergentes son vistos ahora como el mayor de los riesgos para la estabilidad financiera, mientras el temor al default es visto como el menor de los peligros , acotó el jefe de inversión de BofA Merrill Lynch Global Research, Michael Hartnett.

En el comunicado, precisaron que China y Polonia son los únicos mercados emergentes que se mantienen en el interés de los inversionistas consultados por BofA y destacan que México aparece cerca de una infraponderación récord junto con Rusia, Tailandia, Turquía, Sudáfrica, Brasil y Colombia.

Evidencian que las acciones monetarias ejecutadas por los bancos centrales de Sudáfrica y Turquía fueron insuficientes para mejorar la posición de los inversionistas.

Además, destacan que la aversión al riesgo contra emergentes impactó incluso a Rusia, que había sido de los mercados más buscados en ocho meses consecutivos.

De acuerdo con los resultados, los inversionistas recortaron también sus posiciones en sectores como el de tecnologías y financiero en estos mercados en medio de la turbulencia y enfatizan que el sector financiero es el que registró el mayor ajuste en posiciones a la baja en febrero: 40% neto, precisan.

CHINA Y COMMODITIES

Los administradores de fondos identifican dos factores como los mayores riesgos para el desempeño económico global: un aterrizaje brusco de China y el colapso de los commodities, con 46% de las respuestas. Esta proporción es la más alta en los últimos tres meses.

También se observa una disminución de la proporción de consultados que espera una consolidación de la dinámica de crecimiento mundial. En febrero, sólo 56% de los gestores confiaba en un fortalecimiento del PIB mundial, por debajo de 75% que tenía dicha opinión en enero.