BBVA México consideró que es tiempo de que el Banco de México (Banxico) empiece a relajar su política monetaria, por lo que estimó que es posible que, en lo que resta del año, baje 50 puntos base la tasa de referencia, y que quede al cierre del 2019 en 7.75 por ciento.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, mencionó que incluso en el 2020 la reducción de tasas podría ser hasta de otros 100 puntos base y con ello se llegaría en el siguiente año a 6.75 por ciento.

“Mantenemos nuestras previsiones de recortes de 50 puntos base, hasta 7.75% a fin de año, iniciando en el tercer trimestre del 2019, y de 100 puntos base en el 2020”, afirmó el economista.

En la presentación del documento Situación México, Serrano destacó que hoy la inflación ya está a la baja y se espera que siga esa tendencia, además de que hay una economía débil y las tasas aún son muy restrictivas.

“Esto debe hacer que el Banxico empiece a relajar la política monetaria”, explicó.

Detalló que la estimación de BBVA para la inflación es de 3.4% para el cierre del 2019, además de que detalló que el tipo de cambio se ha recuperado, y la expectativa es que concluya este año en 19.00 pesos por dólar.

consenso del mercado ve movimiento en septiembre.

El consenso de los 23 estrategas financieros consultados por Citibanamex espera que en la cita de este 15 de agosto la Junta de Gobierno del Banxico mantendrá la tasa sin cambio en 8.25 puntos base. Señalan que será en la cita de septiembre cuando aplicarán el primer recorte de un ciclo a la baja, ajuste que será el primero desde junio del 2014, y podría ser de un cuarto de punto porcentual.

Solo Santander y Vector Casa de Bolsa anticipan que Banxico sorprenderá en la decisión de la semana entrante con un recorte de 25 puntos base en el objetivo de la tasa de fondeo.

De acertar, se sumaría México a la ola de recortes con la que el mundo responde a la incertidumbre comercial y su impacto en la actividad económica.

Mantienen pronóstico de crecimiento en 0.7%

En este marco, el economista en jefe de BBVA México sostuvo que este banco conserva en 0.7% el pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en el 2019, y en 1.8% para el 2020.

Explicó que ello se deba a que hay una debilidad en las manufacturas por una menor demanda externa, además de que prevalece la incertidumbre global por la llamada guerra comercial entre Estados Unidos y China, lo mismo que la incertidumbre por las políticas públicas internas de la actual administración.

“La economía navegará en un contexto complicado. El crecimiento global se ubicará en niveles más bajos que en años anteriores. Las medidas adicionales de estímulo a la actividad, de carácter monetario sobre todo, compensarán los efectos de mayores tensiones comerciales”, dijo.

Comentó que los riesgos a revisar son que se concrete la firma del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, además de las amenazas que podrían llegar en aranceles del gobierno que encabeza Donald Trump, así como la incertidumbre doméstica.

“Que se lancen señales de incertidumbre respecto a los contratos firmados”, comentó. También refirió que debe estarse al pendiente de la relajación de la política monetaria.

Por otra parte, Serrano estimó que, considerando el subejercicio del gasto en el primer semestre del 2019, la meta fiscal de este año será cumplida, y respecto al plan de apoyo para Pemex dado a conocer hace algunos días, mencionó que es un avance marginal, pero insuficiente para resolver sus problemas estructurales, que son un fuerte endeudamiento y poca producción.

En este sentido se pronunció sobre la creación de una política fiscal contracíclica, que considere la posibilidad de la organización de un consejo fiscal independiente. (Con información de Y. Morales)