El Banco Mundial (BM) estima que la fortaleza de la recuperación económica mexicana permitirá una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de 3.3% en el 2015, previsión que se encuentra dentro del rango estimado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de 3.2 a 4.2 por ciento.

Esta previsión incorpora un ajuste a la baja respecto del pronóstico de octubre, cuando el BM estimaba una expansión de 3.5 por ciento.

Al divulgar el documento anual completo, su Global Economic Prospects, economistas del BM explican que la implementación de las reformas facilitará un crecimiento adicional de cinco décimas de punto al PIB para los siguientes dos años. Esto llevaría al crecimiento a un incremento anual de 3.8% en el 2016 y en la misma proporción para el 2017.

La proyección del BM sobre México queda lejos del más optimista de los organismos internacionales, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, quien tiene la expectativa de que la economía alcanzará un crecimiento de 3.9% este año.

Reformas, el motor

Advierten que la ejecución de las reformas aprobadas en México podría alimentar el atractivo de los inversionistas, así como mitigar de alguna manera el impacto que tendrá la volatilidad financiera esperada por el cambio de rumbo de las políticas monetarias de economías avanzadas.

Destacan a México como uno de los países que cuenta con mayor credibilidad en sus políticas financieras por la acelerada actividad reformista, honor que comparte con India, Kenia y Senegal.

De ejecutarse correctamente las reformas, la economías tendrán más facilidad para ajustarse a las condiciones internacionales, incluso en los periodos de turbulencia.

No obstante el escenario positivo, alertan que en caso de no ejecutar los cambios estructurales, podría presentarse una fatiga de reformas que podría profundizar un sentimiento de desconfianza en los inversionistas y en los mexicanos.

Estiman que el flujo de capitales hacia economías emergentes será en el 2015 aproximado a 5.5 puntos del PIB, lo que implicaría una desaceleración respecto del registro estimado para el año previo de 5.8 puntos del PIB.

De esta proporción, los líderes en captación serán las economías emergentes de Asia Central y Europa, y le seguirán América Latina y el Caribe.

Las economías latinoamericanas sufrirán una desaceleración en el flujo de recursos para este 2015, resultado del desaliento de los inversionistas acerca de México.

Descartan que en México exista tensión política o social, como sí es evidente en Brasil, Indonesia, ?Sudáfrica y Tailandia, y en cambio comentan que en nuestro país, la implementación de reformas estructurales será determinante para afianzar la confianza de la población.

Petróleo, riesgo

En un análisis aparte, dedicado al impacto del precio del petróleo, destacaron que la caída mundial del hidrocarburo sí podría poner en riesgo la eventual inversión en proyectos de exploración y explotación de campos petroleros en el país.

El PIB se expandirá entre 1.8 y 2.3%

Banco Base ve muy difícil que la economía mexicana crezca este 2015 por arriba de 3% que se ha sugerido. Por los muchos riesgos que prevalecen a nivel internacional, estima que el Producto Interno Bruto (PIB) se ubicará en un rango de entre 1.8 y 2.3%; la expectativa promedio del consenso ronda en 3.5 por ciento.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico de Banco Base, explicó que los principales determinantes para su pronóstico son el bajo precio del petróleo, que seguramente afectará las finanzas públicas; la alta volatilidad en el tipo de cambio, que pegará en la confianza del consumidor y las decisiones de inversión, y la inminente subida de tasas de la Reserva Federal que, calcula, se dará en junio .

El 1.8% no es un pronóstico pesimista, sino simplemente de cautela. Creemos que este año va a ser de transición, es inminente el alza en la tasa de la Fed después de seis años de una política monetaria altamente acomodaticia , puntualizó.

Gabriela Siller destacó que aunque es posible que el sector exportador nacional tenga un impulso importante dada la recuperación económica de Estados Unidos, ello no se reflejará en el crecimiento del PIB, debido a que siempre las importaciones crecen más rápido que las exportaciones .

Por su parte, Grupo Financiero Interacciones estima que el PIB repunte hasta 3.3% en el año, en línea con el promedio.

Para esta institución, la economía mexicana parece haber iniciado un ciclo de recuperación, el cual deberá acelerarse en el cuarto trimestre del 2014 y a lo largo del 2015. (Con información de Edgar Juárez)