La deuda de México en su medida más amplia se incrementará 10 puntos del PIB este año, nada más al incorporar el impacto de la depreciación cambiaria y la caída de la actividad económica por el Covid-19. Un incremento que llevará al Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFP) a 56.6% del Producto, advirtió el director general de Análisis en HR Ratings, Felix Boni.

Este incremento en la deuda, que pasará del 44.9% del PIB que registró al cierre del año, a 56.6% del Producto, es un factor de riesgo para la calificación soberana que se encuentra actualmente en perspectiva Negativa, admitió.

Al participar en un webinar sobre “El crecimiento económico y la dirección de la política fiscal”, explicó que es poco probable que el resto del año se presente una nueva tensión en el mercado que pueda presionar más al tipo de cambio y afectar de nuevo la medida de la deuda como proporción del PIB.

Sin embargo, matizó que la perspectiva negativa indica que sí hay más riesgos de un recorte de la nota, y teniendo un origen en la crisis que ha provocado el Covid-19, no se puede descartar.

El analista destacó que el efecto de la crisis sanitaria en la actividad económica mermará la capacidad de las empresas para seguir produciendo y generar empleos, lo que a su vez, reducirá el crecimiento potencial de la economía y disminuirá los ingresos del sector público.

El Directivo de HR Ratings habló sobre la estrategia planteada en el Programa Nacional de Financiamiento del Desarrollo (Pronafide) 2020-2024 , en específico sobre la intención de incrementar los ingresos tributarios atajando la evasión, antes de aplicar una reforma tributaria.

“Subir la tasa de impuestos es mucho mejor que iniciar por el combate a la evasión. Si me hubieran preguntado esto mismo en marzo, seguramente les diría que sí era buena estrategia, pero en ese momento había un avance destacado porque estábamos antes de la pandemia”.

Ahora, con el Covid-19 es difícil anticipar hasta qué punto sería bueno. “Reducir la evasión siempre es correcto. Pero tras la situación de la pandemia y su efecto en las empresas, quizá habría que replantearlo”.

Se achicó la maquinaria.

Felix Boni acotó que el crecimiento potencial de la economía mexicana se redujo desde el 2018, de la mano de la desconfianza de los inversionistas. Pasó de 2.5% a una tasa de 2% nada más al caerse la inversión productiva entre el 2018 y el 2019.

Ahora, tras el paso del Covid-19 al asumir el daño que generó en el tejido empresarial el cierre de actividades, “seguramente el crecimiento potencial será menor a ese nivel de 2 por ciento”.

El crecimiento potencial supone que todos los factores de producción de México se encuentren operando a máxima capacidad.

Boni matizó que aún con datos económicos ya positivos a partir de junio, pasarán varios años antes de que México recupere los niveles previos a la crisis.

“Los datos que ya se conocen del mes de junio como el IGAE, el PIB, y la balanza comercial, nos arrojan que ya se reactivó la economía. Pero la recuperación de los niveles que teníamos previos a la crisis por la pandemia seguramente tardarán varios años”.

HR Ratings fue la segunda calificadora que este año recortó la nota soberana de México el 1 de abril, tras identificar el impacto de la pandemia en las finanzas públicas y la economía, .

Con esta acción llevó la calificación a “HR BBB”con perspectiva Negativa, que es tres escalones arriba del grado de inversión. La perspectiva Negativa indica que hay dos de tres posibilidades de un recorte de calificación.

[email protected]