Los dos obstáculos para un mayor crecimiento de la economía mexicana más mencionados por ejecutivos del mundo son la falta de instituciones sólidas y la debilidad del Estado de Derecho, consigna un análisis del Banco de México.

“El debilitamiento del Estado de Derecho y de las instituciones públicas podría ocasionar que el impulso a la actividad económica y a la inversión de las demás acciones de gobierno no se vea reflejado cabalmente en mayor crecimiento y bienestar”, destaca.

En un análisis monográfico sobre la Debilidad del Estado de Derecho e Inseguridad, como Obstáculos para el Crecimiento de México, investigadores del Banco de México precisan que la estabilidad macroeconómica y las reformas que mejoran el funcionamiento microeconómico son condiciones necesarias para el crecimiento económico pero “por sí solas no son suficientes para alcanzar este objetivo”.

“En particular deben adoptarse también políticas profundas que combatan la inseguridad, garanticen el respeto a la propiedad privada e impulsen un ambiente de certidumbre y certeza jurídica”.

Esto, “además de tener un impacto directo sobre el bienestar de las personas, permitirá generar un entorno de confianza propicio para la inversión y el crecimiento”.

Exponen que todo este panorama evidente y rampante en el ambiente que ofrece México a los negocios “tiene un impacto directo sobre el bienestar de las personas”, que de atenderse “permitirá generar un entorno de confianza propicio para la inversión y el crecimiento”.

Y ganaron peso

En la nota de investigación, evidencian que la impunidad y corrupción, así como la inseguridad son otras barreras determinantes que aparecen como claros límites para la expansión de la economía mexicana.

Los investigadores de Banxico sostienen que estos obstáculos “han ido cobrando importancia” y para muestra, toma el caso de su encuesta mensual de Especialistas de Economía, para evidenciar que “la falta de instituciones sólidas y la debilidad del Estado de Derecho” fueron mencionadas como obstáculos de crecimiento por 51% de los encuestados en mayo del 2014.

Para agosto de este año, 78% de los consultados lo toman como un factor que limita la expansión de la economía. Lejos de estancarse o reducirse, se incrementó.

Destacan que en particular, en esos mismos cuatro años, la respuesta sobre Estado de Derecho como límite al crecimiento ha aumentado también en una proporción que estaba en 10% en mayo del 2014, para ubicarse en 20% en agosto de este año. Mientras, la proporción de respuestas que señala al crimen, pasó de 14% hace cuatro años, a 27 % en agosto de este año.

Debilidad institucional

En el análisis, el banco central muestra que el índice Global de Competitividad del WEF, que comparar la calidad de las instituciones a nivel internacional y recaba información sobre el Estado de Derecho, la impartición de justicia y el nivel de inseguridad que prevalece en 140 países, México tuvo su peor desempeño en el pilar de competitividad de instituciones, donde se situó en la posición 105.

Entre los indicadores que integran este pilar se encuentran: corrupción, confiabilidad de servicios policiacos, independencia judicial, tasas de homicidio y crimen organizado, eficiencia del marco legal y retos regulatorios, entre otros.

Destaca que “el país exhibe un pobre desempeño en los temas relacionados con eficiencia del marco legal para la solución de conflictos (posición 115 mundial); la incidencia de la corrupción (posición 113); la independencia del aparato judicial (posición 110) y los derechos de propiedad (posición 85).

Confirmado por la teoría

Los investigadores del banco central evidencian que estos resultados son apoyados por teorías económicas que sostienen que “instituciones como la ley y la justicia, la protección a los derechos de propiedad y el cumplimiento de contratos son la base de cualquier intercambio y por tanto reducen costos de transacción e inducen un mayor crecimiento económico”.

Además, sostienen que la calidad de las instituciones es la fuente principal de las diferencias en prosperidad entre países.