La economía de España se hundió aún más en la recesión durante el segundo trimestre, indicó el banco central de España, mientras los inversionistas, asustados por una crisis de financiamiento en las regiones autónomas, empujaban al país más cerca de un rescate financiero completo.

La actividad industrial de España se hundió 0.4% entre abril y junio, luego de caer 0.3% en el primer trimestre, informó el Banco de España en su reporte mensual.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, descartó un rescate financiero a toda escala además de los 100,000 millones de euros destinados para los bancos del país, pero los rendimientos de los bonos soberanos españoles se mantenían en zona de peligro.

En contraste con De Guindos, quien le dijo a legisladores que hay poco que España pueda hacer para aliviar las tensiones tras lanzar un paquete de austeridad por 65,000 millones de euros la semana pasada, el subgobernador del banco central de España, Fernando Restoy, dijo que se necesitaba ajustar aún más el cinturón.

La tensión en los mercados refleja los problemas de España y la zona euro , dijo el Subgobernador luego de una conferencia en Madrid.

Necesitamos más ajustes, más reformas y más mecanismos que refuercen la zona euro , sostuvo.

Los costos de refinanciamiento han exiliado a los 17 gobiernos regionales de los mercados de deuda internacional, obligando a los más afectados a buscar préstamos del gobierno central para cumplir con sus pagos de bonos. Valencia y Murcia enviaron la solicitud de ayuda financiera y se reportó que otras cuatro autoridades regionales podrían hacer lo mismo.

Los rendimientos de la deuda soberana española subieron 7.5% en el papel a 10 años, muy por sobre el nivel de 7% que desató la espiral de costos de financiamiento y llevó a otros países de la zona euro a solicitar rescate.

En una señal de la creciente alarma entre los pesos pesados de la zona euro por la necesidad de proteger a España, el ministro de Economía De Guindos viajó a Berlín para reunirse con su par alemán, Wolfgang Schäuble.

En sus declaraciones al Parlamento, De Guindos refirió que el Banco Central Europeo -que hasta el momento no ha querido relanzar sus programas de estímulo que podrían dar alivio a España- debería intervenir.

En tanto, el banco central de España aseguró que un programa acelerado de reformas estructurales podría compensar el impacto del profundo programa de austeridad, que busca disminuir uno de los déficit públicos más altos de la zona euro.