México sería la economía de América Latina menos afectada de un contagio directo de la desaceleración de China provocada por la emergencia sanitaria del coronavirus, según analistas de Goldman Sachs (GS).

Esto por el bajo intercambio comercial, el limitado flujo turístico y una media dependencia de la cadena de suministros con China, evidenciaron en un reporte especial titulado “Mapeando los canales de transmisión e impacto del brote del coronavirus en América Latina”.

Sin embargo, sí identifican un efecto en las finanzas públicas mexicanas, derivado de menores ingresos por petróleo, que resultarían de una caída en el precio internacional del hidrocarburo. Un efecto que se potencia en el contexto de menor producción de Pemex.

“Los ingresos públicos de México se verían afectados por la caída en el precio del petróleo de exportación, sobre todo en el contexto de una menor producción de Pemex. Eventualmente se propagaría la transmisión a la economía mexicana a través de un menor gasto fiscal, dado que disminuirán los ingresos generados por el hidrocarburo”, precisaron.

Estiman que la desaceleración económica de China, a partir de la emergencia, detonará una caída en el precio de los commodities, particularmente en los precios internacionales del petróleo.

Los expertos de GS matizaron que el efecto negativo en la cuenta corriente podría compensarse por el hecho de que México ahora es un importador neto de productos derivados de petróleo.

Con ellos concuerda el Banco de México, que identificó de forma preliminar, en su comunicado del primer anuncio monetario del año, el reciente brote del coronavirus y sus efectos económicos como un factor de incertidumbre para la actividad económica mundial, que puede motivar menores precios internacionales de los energéticos.

Sudamérica, con focos rojos

Según Goldman Sachs, las economías de Sudamérica son las más expuestas al deterioro de la economía de China.

Entre los factores o vías de contagio para las economías regionales, que son exportadoras a China, están los precios globales de commodities y la dependencia de cadenas de suministro y turismo. Chile y Perú son las economías de la región con más alta exposición.

Para Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador, la exposición a China es alta tan sólo vía precios de commodities.

México es el único país de los comparados que no tiene exposición alta en ninguna de las variables citadas, pero cuenta con una exposición media en cadenas de suministro para la exportación.

El escenario base

De acuerdo con el análisis de Goldman Sachs, el brote del virus podría restar en 1.6 puntos el PIB de China durante el primer trimestre. Esto dejaría la expansión de aquella economía en un rango de 4 a 5.6% en el primer cuarto del año.

Pero al asumir la típica recuperación de la economía tras un evento similar, anticipan que vendrá una recuperación en los siguientes tres trimestres. Basándose en estimaciones del equipo de economistas de Asia en la firma, dicen que su escenario base es de un crecimiento anual promedio de 5.5%, que es 40 puntos base inferior a su pronóstico de diciembre. Esto restaría entre 10 y 20 puntos base al crecimiento mundial, a partir de un impacto en las economías de Europa y Estados Unidos.

El impacto para América Latina en este escenario preliminar y conservador supone una reducción de 20 puntos base en el PIB de la región a partir de una caída de 40 puntos en el PIB de China.

[email protected]