En el primer bimestre del año, los más de 56 millones de contribuyentes que pagan impuestos ayudaron a solventar 61% del gasto público con un total de 483,084 millones de pesos, un incremento real de 4.7% respecto del primer bimestre del 2016.

Esta aportación es la más alta que se haya observado desde el 2002 y considerando sólo el primer bimestre de cada año, de acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Del Impuesto Sobre la Renta (ISR), el gobierno federal obtuvo ingresos por 257,454 millones de pesos en los primeros dos meses del año, lo que significó un crecimiento real de 7.8% respecto del 2016.

En tanto, se recaudaron 148,507 millones de pesos por concepto del Impuesto al Valor Agregado (IVA), 3.8% más al año anterior. En el caso del Impuesto sobre Producción y Servicios se observó una reducción real de 6%, con lo que ingresaron 60,802 millones de pesos.

Ingresos, insuficientes

El fiscalista Herbert Bettinger comentó que, si bien han sido buenos los esfuerzos del gobierno federal por incrementar la recaudación tributaria, (el cobro) aún sigue siendo insuficiente e injusto, pues el pago de impuestos recae en un reducido grupo de la población.

hoy en día, de los más de 120 millones de personas que hay en el país, sólo poco más de 56 millones pagan impuestos, no es justo que sólo en ellas recaiga la responsabilidad del gasto público , expresó el fundador de la consultora Bettinger Asesores.

Mencionó que, si para el próximo año el gobierno federal pretende incrementar los ingresos presupuestarios en más de 100,000 millones de pesos, debido a que espera tener una mayor recaudación tributaria según los Precriterios de Política Económica que presentó hace dos semanas lo único que hará es matar a la gallina de huevos de oro , refiriéndose a la clase media y media alta, que son los que más contribuyen al crecimiento de los ingresos tributarios.

Sería un gravísimo error no cambiar la política fiscal (...) ya debe pensarse en cambiar la tasa cero del IVA. Si se gravaran alimentos, salvo los de la canasta básica, todos pagarían impuestos y se obtendría de recaudación hasta dos puntos del PIB (Producto Interno Bruto) , añadió.

Refirió que lo más viable es que los alimentos se pudieran gravar entre 4 y 6%, lo cual no significaría un impacto fuerte para las familias mexicanas. Indicó que también deben establecerse estrategias más claras para formalizar más a las personas que se encuentran en la informalidad y que no pagan impuestos.

Descartó que sea necesaria la creación de un Consejo Fiscal para poder mejorar las estrategias de la política fiscal del país. Eso sólo generaría más corrupción, lo que se debería hacer es dar más voz a los asesores económicos y no tanto políticos .

Al respecto, Adrián Muñiz, analista de Vector, comentó que todavía existen algunos rubros tributarios que tomarán cierto tiempo para lograr llegar a toda la recaudación que espera el gobierno federal. Añadió que ve complicado que el próximo año se realice otra reforma fiscal, ya que el gobierno debe cumplir el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, además de que se necesitaría voluntad política.

Al pago de pensiones, 24%

Para dimensionar lo que se hace con los impuestos que cobra el gobierno, en el primer bimestre del año se pagaron por concepto de pensiones 116,449 millones de pesos, monto que representó 24% de los ingresos tributarios.

En los subsidios y transferencias que se hacen a programas sociales, el gobierno federal destinó 104,313 millones de pesos,que representa 21%, de los ingresos tributarios; mientras que en inversión física se destinaron 91,920 millones de pesos, es decir, 19% del total de la recaudación tributaria.

Si bien, cada vez es mayor la contribución de los ingresos tributarios en el gasto público, todavía sigue siendo insuficiente para reducir el déficit presupuestario, el cual fue por 38,822 millones de pesos en el primer bimestre del año.