La inseguridad que se vive en las carreteras impulsará el proyecto de larga data en el transporte marítimo: el cabotaje o el transporte entre dos puertos nacionales.

Actualmente, el tráfico de contenedores en cabotaje no representa ni 1% del total, aun cuando existen rutas en el golfo y en el Pacífico, que hacen del transporte marítimo una mejor alternativa, considerando los 11,000 kilómetros de litoral y los más de 100 puertos.

Es así como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) pretenden desarrollar en el 2020 una carretera marítima entre los puertos de Veracruz y Progreso (Yucatán) para contar con servicios más competitivos gracias a la reducción en costos y tiempos de traslado de mercancías.

“Es un tema que está en definición. Es algo que la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante planteó desde el principio de la administración. En México no hemos aprovechado las rutas marítimas, no hemos hecho cabotaje. Es una oportunidad para muchas áreas”, aseguró el subsecretario de Transporte, Carlos Morales.

Como parte del proceso, se analizan las mejoras regulatorias en temas de importación y exportación. Además, será fundamental la participación del sector privado que conoce del potencial del servicio marítimo propuesto.

Debido a la convicción que hay por el proyecto se firmará un convenio que tendrá como testigo de honor al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Trasportes, Javier Jiménez Espriú.

Por su parte, el director de la ANTP, que agrupa las principales empresas de productos de consumo, Leonardo Gómez, afirmó que se buscará concretar formalizar un nuevo servicio marítimo doméstico que es viable más allá de implementarse cuando hay un desastre natural y las carreteras se destruyen.

“Creemos que los negocios tienen que ser privados, el gobierno tiene que ser un facilitador, pero si en este caso son facilitadores con esta propuesta lo aplaudimos. Sí es viable la carretera marítima y estamos muy cerca de tenerla”, agregó.

Desde su perspectiva, hay que crear un círculo virtuoso de negocio, porque en el circuito Veracruz-Progreso se lleva mucho producto por carretera o tren con rumbo a la Península y se regresa poco.

De acuerdo con miembros de la industria, los factores que limitan el desarrollo del cabotaje en México tienen que ver tanto con aspectos legales como con el espíritu de las políticas públicas.

A lo anterior se suma la escasez de barcos mexicanos, que por ley son los únicos que pueden realizar cabotaje, aunque tal circunstancia está íntimamente ligada a las citadas restricciones que éste padece, lo que reduce el interés para la demanda de barcos y, por ende, para su construcción.

[email protected]