El ciclo económico y de negocios de México, medido por los Indicadores Líderes Compuestos (MEI, por su sigla en inglés) de la OCDE, se encuentra en una fase de firme crecimiento, que indica un notorio cambio de giro en la tendencia dentro de unos seis a nueve meses, afirmó desde París, en la sede de la organización, Roberto Astolfi, líder del equipo que prepara estos indicadores. / El especialista precisó a El Economista que, tras el avance observado en los MEI durante septiembre, el séptimo mensual consecutivo, cuando el Indicador Líder de México quedó en 101.21 puntos, se puede confirmar que se verá una “contribución positiva al crecimiento por venir del sector de las manufacturas, bienes finales, producción futura y tipo de cambio. Elementos que favorecerán la generación del empleo”.

Aparte, también en entrevista, el jefe de la sección de México en el Departamento de Economía de la OCDE, Alberto González Pandiella, argumentó que “conforme lo sugieren los MEI”, en la entidad esperan que “el crecimiento de la economía se fortalezca de forma gradual en los próximos trimestres”.

Indicó que esta recuperación se realizará de manera moderada. Actualmente, la organización anticipa que la economía conseguirá una expansión de 1.5% en el 2020, una tasa que incorpora un recorte desde 2% previsto en mayo y que podría ser ajustada este jueves, en la actualización de expectativas económicas de los países de la OCDE.

Para este año, los economistas de la organización anticipan que el PIB mexicano conseguirá un avance de 0.5% que incorpora un fuerte ajuste a la baja desde 1.1% previsto en mayo pasado. Esta tasa también podría ser ajustada, al asumir que la Cepal tiene el pronóstico en 0.2% y que en el mercado hay corredurías que recortaron su previsión para dejarla en 0%, como BofA-ML o Citibanamex, que anticipa incluso una contracción anual de 0.1 por ciento.

Monetaria y fiscal, el impulso

González Pandiella advirtió que entre los impulsos para la actividad económica de México, de cara al 2020, se encuentra “el tono prudente de la política fiscal que contribuirá positivamente al crecimiento durante los próximos trimestres”.

Confió en que el subejercicio presupuestal que caracterizó la primera parte del año se ha revertido desde el arranque del segundo semestre, lo que servirá de compensación.

Consideró que la política monetaria también otorgará un soporte a la actividad económica, vía menores tasas de interés.

El deterioro de la situación económica en el 2019 es explicado por el experto de la OCDE por “varios shocks temporales que afectaron a México durante los últimos trimestres”, cuyo efecto negativo “se ha ido disipando”.

Se refierió a la huelga de General Motors en Estados Unidos que afectó a México vía cadenas de suministro, por ejemplo.

El giro de un ciclo

Los MEI favorecen la identificación temprana en la tendencia futura en la actividad económica y el ciclo de negocios entre sus países miembros, para un lapso de seis a nueve meses hacia delante.

Los MEI de la OCDE están integrados a partir de la lectura de indicadores como la actividad industrial, el desempeño de las empresas que cotizan en Bolsa, el PIB y la confianza del consumidor, entre otros.

Los indicadores de septiembre para México registraron un avance mensual de 0.43 puntos, con lo que llegaron a un nivel no visto en 32 meses, que anticipan que el ciclo de México va contracorriente a la tendencia mundial de desaceleración.

En el detalle, se observa que entre los países miembros de la organización las economías más desarrolladas, es decir, el Grupo de los Siete, registraron por decimosexto mes consecutivo un índice promedio por debajo de los 100 puntos (98.9 puntos), que, según la lectura de la OCDE, significa que se encuentran en una fase de desaceleración.

Importancia de los indicadores

1. Los Indicadores Líderes Compuestos de la OCDE favorecen la identificación temprana de la tendencia en la actividad económica y el ciclo de negocios.

2. Anticipan entre seis y nueve meses el giro de un ciclo económico y de negocios.

3. Los MEI están integrados a su vez por indicadores como la actividad industrial, el desempeño de las empresas que cotizan en Bolsa, el PIB y la confianza del consumidor, entre otros.

4. Los100 puntos corresponden a la tendencia promedio de la actividad en cada uno de los países considerados. Cuando el MEI se encuentra arriba de la tendencia, indica avance. Si el indicador está debajo por varios meses consecutivos, anticipa una desaceleración.

5. Los MEI para México en septiembre registraron un avance mensual de 0.43 puntos, con lo que llegaron a un nivel no visto en 32 meses, de 101.2 puntos. Es el séptimo mes consecutivo de un gradual avance.

6. Los MEI de las siete economías más desarrolladas de los integrantes, es decir, el Grupo de los Siete, registraron en septiembre el decimosexto mes consecutivo con un índice promedio debajo de los 100 puntos, que en septiembre fue de 98.9 enteros, que, según la lectura de la OCDE, significa que se encuentran en una fase de desaceleración.

7. Al comparar los indicadores de ambos grupos, se concluye que el ciclo de México avanza gradualmente y a contracorriente de la tendencia mundial de desaceleración.

[email protected]