El desempleo en Estados Unidos cayó a su nivel más bajo en nueve años durante noviembre pasado, cuando la economía agregó 178,000 nuevos empleos y colocó la tasa de desempleo en 4.6%, informó el Departamento del Trabajo.

Pese a la caída, el mercado laboral mantuvo un comportamiento que mostró debilidades en sectores como el de manufactura, en el que se perdieron 4,000 empleos; mientras que para muchos estadounidenses encontrar empleo es difícil.

El número de personas que han permanecido sin empleo durante 27 semanas o más se mantuvo en 1.9 millones, sin cambios mayores respecto a octubre, cifra que representó 24.8% de la población desocupada.

Mientras que el número de nuevos empleos se colocó ligeramente por debajo del promedio de 180,000 este año.

En los principales grupos étnicos se registraron bajas, salvo en los hispanos, entre quienes la tasa de desocupación se mantuvo sin cambios en 5.7 por ciento.

La mayor caída se registró entre los afroestadounidenses, con una desocupación de 8.1%, en contraste con 8.6% de octubre, seguida por la baja de 0.4% entre los asiáticos que se ubicó en 3 por ciento.

El Departamento del Trabajo revisó al alza la cifra de septiembre pasado, colocándola en 208,000, en contraste con 191,000 que se reportó en un inicio, aunque los datos de octubre fueron revisados a la baja, de 161,000 a 141,000.

El reporte se suma a datos sobre gasto de los consumidores, mercado inmobiliario y manufacturas que sugieren que la economía estadounidense siguió a paso firme en el cuarto trimestre, y dan respaldo a que la Reserva Federal suba sus tasas de interés en su próxima reunión.

BCE extendería por seis meses estímulo a euro

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) anunciaría la próxima semana una extensión de seis meses de su programa de estímulos, de acuerdo con un sondeo entre economistas, que también esperan que el organismo emisor mantenga el monto mensual de sus compras de activos.

Mario Draghi, presidente del BCE, dijo la semana pasada que el banco examinará la combinación de herramientas de política cuando se reúna el 8 de diciembre. Añadió que la política monetaria ultraflexible le ha dado tiempo a los gobiernos para realizar reformas.

Una decisión como esa en la próxima reunión del BCE podría ayudar a multiplicar el impacto de los estímulos en el tipo de cambio del euro, especialmente en el marco de una esperada alza de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos que impulsaría al dólar.

Una encuesta mostró que se esperan nuevas ganancias del dólar frente al euro, continuando la racha alcista de dos meses que se ha profundizado desde la victoria de Donald Trump en las elecciones del 8 de noviembre.

Aunque los datos económicos han exhibido mejorías recientemente, los riesgos en la zona euro siguen latentes tras los resultados del referéndum constitucional y la salida de Matteo Renzi, primer ministro de Italia.

La decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea también ha ensombrecido el panorama, especialmente porque las negociaciones para llevar a cabo la salida aún no comienzan y están rodeadas por la incertidumbre.

El BCE, sin embargo, aseguró estar listo para fortalecer las compras de bonos del gobierno italiano, si los resultados del referendo derivan en un alza brusca de los costos de crédito.