Desde agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó al Senado de la República retirar la nominación de Arturo Herrera Gutiérrez para integrarse a la Junta de Gobierno de Banco de México, pero apenas la semana del 15 de noviembre, notificó al exsecretario de Hacienda su decisión.

Así lo confirmaron por separado el líder de la bancada en el Senado del partido en el poder, Morena, Ricardo Monreal y el mismo Arturo Herrera.

Al mediodía, el senador Monreal explicó  a un grupo de reporteros que el Ejecutivo retiró el nombramiento (de Herrera) para miembro de la Junta de Gobierno de Banco de México desde agosto” Y que en el senado, no hicieron otra cosa, más que aceptarla.

Unas tres horas después, el exsecretario de Hacienda confirmó en su cuenta oficial de twitter @ArturoHerrera_G “efectivamente el presidente me informó hace una semana que había decidido reconsiderar mi nombramiento al frente de Banco de México”.

En julio, Rogelio Ramírez de la O asumió como secretario de Hacienda en reemplazo de Herrera, quien fue nominado por López Obrador como gobernador del banco central, en sustitución de Alejandro Díaz de León, quien dejará el cargo el 31 de diciembre de 2021.

Estrategas de inversión coincidieron en suponer que los posibles candidatos que podrían ser nominados por el mandatario, son las hermanas Raquel y Lucía Buenrostro, es decir, la actual jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT) así como la vicepresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV); el actual subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio o los subgobernadores Jonathan Heath y Gerardo Esquivel.

De acuerdo con analistas de Citibanamex, el peor escenario sería que el presidente López Obrador nombre a alguien desconocido y sin experiencia en política monetaria pero con fuertes vínculos con él. Esto podría implicar la pérdida de la autonomía del banco central y resurgir las preocupaciones como el uso de los Derechos Especiales de Giro (DEG).

Buenrostro y su experiencia financiera

Desde Brasil, el estratega independiente execonomista en bancos de inversión, Marco Oviedo, explicó que el mejor escenario sería que la decisión se decantara por la vicepresidenta de la CNBV, Lucía Buenrostro, o por cualquiera de los dos subgobernadores, Jonathan Heath o Gerardo Esquivel.

Buenrostro, sin tener amplios conocimientos de política monetaria, tiene experiencia en regulación financiera, y fortalecerá el desempeño de la Junta, comentó. Desde la salida del subgobernador Roberto del Cueto, no hay un miembro del cuerpo colegiado con estas características.

El lado que causa un poco de preocupación sobre ella, está en un par de mensajes que publicó en su cuenta oficial de twitter en diciembre del año pasado, cuando consideró que hay un “dogma en la independencia del banco central” que supone que la estabilidad de precios favorece que los mercados encuentren su tasa natural de empleo.

Desde la perspectiva de Oviedo, sería más natural que el mandatario nomine a Buenrostro como subgobernadora y decida proponer a alguno de los subgobernadores, Heath o Esquivel como gobernador del Banco de México.

Su experiencia en política monetaria y al lidiar con el choque de la pandemia y la incertidumbre, sería mejor recibida por el mercado, resaltó.

Cambios regulatorios generan más preocupación

Desde Nueva York, el estratega del videoblog especializado Out of the Box Economics, Joel Virgen, comentó que la prioridad para los inversionistas globales es que la nominación brinde una percepción de estabilidad en el manejo de la política monetaria y el respeto de la autonomía del banco central.

Desde su perspectiva, ante la posibilidad de que el mandatario nomine a Lucía Buenrostro, como gobernadora, el mercado lo recibiría bien, pues cuenta con credenciales razonables, para la responsabilidad.

Desde su perspectiva, será mucho más relevante para el mercado que las autoridades salgan a dar certidumbre sobre la nueva nominación y el relevo de Herrera en la propuesta.

Para el estratega independiente, que asesora aún a inversionistas de Wall Street, sería mucho más preocupante un posible cambio de Ley que otorgue a Banxico un doble mandato en esta administración, o que abra la puerta a algún tipo de facilidad de préstamos al gobierno o bien al uso de reservas internacionales.

De Hacienda a Banxico

Economistas del área de investigación económica en Citibanamex consideran que sí es posible la nominación de la actual jefa del SAT, Raquel Buenrostro o bien del subsecretrario de Hacienda, Gabriel Yorio.

Joel Virgen explicó que de darse el relevo con alguno de los funcionarios de Hacienda, se replicaría la experiencia de Agustín Carstens y Guillermo Ortiz. Ambos exbanqueros centrales llegaron desde Hacienda al banco central y al tomar el cargo, asumieron la responsabilidad del cumplimiento del mandato único de Banxico.

El economista Marco Oviedo comenta que el futuro de Herrera podría estar definido fuera de las instituciones económicas, en un ámbito político. Lo interesante sería conocer las razones del cambio en la decisión del mandatario, quien se había adelantado siete meses al termino del mandato del Gobernador Díaz de León, al anunciar públicamente que su nominado sería el exsecretario de Hacienda.

kg