Los mercados accionarios del mundo ampliaron sus ganancias, luego de que el Parlamento de Grecia aprobara el primero de dos proyectos del plan de austeridad para evitar que el país europeo caiga en default por lo menos en el corto plazo.

En Wall Street, los índices accionarios hilaron tres jornadas de avances. El promedio industrial Dow Jones ganó 0.60%, a 12,261.42 unidades, mientras que el S&P 500 y el tecnológico Nasdaq subieron 0.83 y 0.41%, respectivamente.

El mercado estadounidense fue apoyado también por los títulos del sector bancario. Las acciones de Visa y MasterCard ganaron 15 y 11.31% a 86.57 dólares y 309.70 dólares, respectivamente, su mejor nivel de un año.

Especialistas destacaron que la aprobación del tercer plan de austeridad fiscal del gobierno griego dará un respiro a los mercados, pues destrabará el tramo de ayuda comprometido por los prestamistas internacionales.

Sin embargo, esta ayuda financiera no es más que un paliativo que resolverá temporalmente sus vencimientos de deuda más próximos, observó Luis Guillermo Colín, investigador de Relaciones Internacionales del ITESM.

Y es que los recursos que ingresan como apoyos financieros vienen etiquetados para el pago de bonos que, en su mayoría, están en poder de bancos franceses y alemanes.

En otras palabras: el gobierno griego no puede utilizarlos para reinvertir o estimular a la maquinaria productiva, así que sigue sin recursos para bajar el desempleo o generar riqueza.

El problema de fondo de Grecia, comentó Raúl Feliz, catedrático del CIDE, es que no tiene control de la moneda, ni de sus políticas fiscales, ni de la política monetaria y ni de su gran deuda.