Barclays estimó que la inflación en México se ubicará este año en 3.8%, nivel inferior respecto al 4.8% en el que cerró 2018, ante menores presiones de los precios de la energía, en particular de las gasolinas, y para 2020 podría ubicarse en 4.00 por ciento.

La institución financiera de origen inglés consideró que el Banco de México (Banxico) podría encontrar espacio para mantener sin cambio la tasa de referencia, la cual se encuentra en la actualidad en 8.25 por ciento, tras las alzas realizadas a lo largo del año pasado.

Esto, debido a que el presupuesto fiscal aprobado para 2019 muestra pocos cambios, a un discurso más moderado de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y menores riesgos de guerra comercial mundial, lo cual es apoyado por el reciente rendimiento positivo de la moneda mexicana.

No obstante, precisó, el actual balance de riesgos al alza de la inflación requerirá altas tasas de interés por más tiempo y la voluntad de actuar por parte del Banco de México (Banxico) si se materializan más riesgos.

En particular, en torno a nuevos riesgos de políticas o cambios negativos en el crecimiento potencial que podrían afectar las tasas neutrales en México, añadió Barclays en un análisis.