Después de tres meses de subir su tasa de interés interbancario de 1.2 a 1.50%, el Banco de Canadá decidió aplicar un nuevo incremento para fijarla en 1.75% sobre la base de que el panorama económico mundial “está sólido”.

Justificó el incremento de 25 décimas de punto a su tasa de referencia, también porque la economía estadounidense está “especialmente robusta”.

El banco central aseguró que el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) reducirá la incertidumbre de la política comercial en América del Norte, que ha sido un importante freno a la confianza empresarial y la inversión.

Sin embargo, el banco advirtió que el “conflicto comercial”, particularmente entre Estados Unidos y China, pesa sobre el crecimiento global y los precios de los productos básicos.

“La volatilidad de los mercados financieros ha resurgido y algunos mercados emergentes están bajo presión pero, en general, las condiciones financieras globales siguen siendo acomodaticias”, refirió.

Respecto a la economía canadiense, el organismo señaló que opera cerca de su potencial y la composición del crecimiento está más balanceada, por lo que en la segunda mitad de este año se espera un crecimiento de 2.0 por ciento.

Su proyección es que para el cierre del 2018 y en el 2019 el Producto Interno Bruto canadiense crecerá 2.1 por ciento. “El Banco supervisará hasta qué punto el (T-MEC) conduce a una mayor confianza e inversión comercial en Canadá”.

Asimismo, consideró que el gasto inmobiliario continuará creciendo “en una fase saludable” sustentado por un sólido crecimiento del ingreso laboral.

El Banco de Canadá estima que la inflación se mantendrá dentro de 2.0% previsto para el 2020.

Advirtió que vigilará de cerca el desarrollo de la política de comercio global y su implicación para el panorama inflacionario.