Aumentar en un peso el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) al tabaco, como propuso Morena en meses pasados, dejaría una recaudación extra al erario público de 15,515 millones de pesos, de acuerdo con el simulador creado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

A partir de este año, con la actualización del impuesto, por cigarro se cobra un IEPS de 0.49 pesos, por lo que el gobierno estimó, para este año, una recaudación de 43,705 millones de pesos  por este gravamen; sin embargo, aumentar el IEPS a 1.49 pesos dejaría una recaudación de 59,220 millones de pesos, es decir, 35% más a lo previsto para el 2020.

Actualmente, alrededor de 30% de la recaudación de este gravamen al cigarro se entrega a las entidades federativas a través de participaciones y aportaciones por lo que, al obtener esta mayor recaudación, se podría destinar hasta 17,481 millones de pesos a los estados.

Los 41,739 millones de pesos restantes podrían ser destinados al gasto de la Secretaría de Salud; sin embargo, esto es sólo un escenario hipotético que se plantea en el simulador.

Héctor Villarreal, director del CIEP, apuntó que es importante que se etiquete la recaudación que se obtiene por los diferentes IEPS que se cobran —a gasolinas, bebidas azucaradas, alcohol, entre otros—para atender problemas sociales específicos.

“Creemos que es importante rescatar el espíritu original de los IEPS, incluyendo esta parte resarcitoria, en lugar de que los recursos vayan a parar a una bolsa general. Obviamente, no es la intención dañar la industria ni la actividad económica del país, sino es crear   conciencia del daño del tabaquismo y las necesidades de nuestro sistema de salud”.

Judith Gómez, coordinadora de Salud y Finanzas Públicas del CIEP, subrayó que si bien se necesita etiquetar los recursos que se obtienen del impuesto, se debe evitar ser tan específico.

“El etiquetado debe ser lo suficientemente acotado, pero no sumamente específico, esto porque se podría etiquetar los recursos específicamente a un padecimiento pero puede que surjan necesidades de salud en otros padecimientos y no se pueda hacer uso del dinero por los candados tan específicos que se pusieron. Por ello se sugiere que sí sea un destino acotado a un grupo de programas, pero no sumamente específico”.

Sólo 5% se destina a salud

De acuerdo con datos del 2018, la Secretaría de Salud sólo destinó 5.8% de lo que se recaudó hace dos años del IEPS al tabaco para tratar padecimientos que son efecto del tabaquismo.

Judith Gómez explicó que el costo médico por enfermedades relacionadas con el tabaquismo —es decir, lo que costaría atender a la población— es de 48,223 millones de pesos, mientras que la recaudación por IEPS a tabaco en el 2018 fue de 41,452 millones; sin embargo, el gasto que realizó la Secretaría de Salud para atender estos problemas fue de sólo 2,441 millones.

El monto que destinó la Secretaría de Salud, refirió, incluyó el programa de prevención y control de adicciones, así como la atención de algunas enfermedades. Ante este dato, la experta refirió que es importante canalizar los recursos que se obtienen, en este caso, del IEPS al tabaco, al gasto en salud, así como verificar la trazabilidad del gasto.

Por su parte Adrián García, investigador de Ingresos en el CIEP, señaló que un incremento en el IEPS a cigarros no sólo ayudaría a obtener una mayor recaudación, sino que también desincentivaría el consumo y ayudaría a disminuir el gasto de bolsillo en salud de las familias.

ana.martinez@eleconomista.mx