El riesgo país argentino que mide JPMorgan llegó a saltar más de 16% y superó 2,800 puntos en las primeras horas del lunes, en medio de la crisis del Covid-19. Al cierre de la rueda recortó el alza, pero igualmente se mantuvo alto, en 2,770 puntos, 356 unidades arriba del cierre del viernes.

De esta manera, el indicador tocó un máximo que no se veía desde junio del 2005, cuando el banco JP Morgan hizo una modificación en su conformación por una reestructuración de deuda soberana.

El fuerte avance acompañó una tendencia global, en una rueda de desplome para los mercados internacionales y después de que el fin de semana se conociera el primer fallecido por el virus en Argentina.

Los bonos argentinos cayeron hasta casi 12%, especialmente en el tramo más corto de la curva.

Por otro lado, en medio de la depreciación de las monedas de la región, el banco central prefirió sostener la caída del peso y contener así un alza del dólar.

En lo que fue un lunes negro para los mercados internacionales, la autoridad monetaria elevó apenas 5 centavos, a 62.53 su ficha por 50 millones de dólares en el mercado único y libre de cambios, la cual vendió en su totalidad y tuvo que colocar otra por el mismo valor para abastecer al mercado.

De esta forma, y según calcularon fuentes privadas, la entidad vendió 100 millones de dólares en la primera rueda de la semana. El dólar minorista cerró sin cambios, a 64 pesos argentinos en las pantallas del Banco de la Nación Argentina y el dólar blue operó a 78.

La depreciación del peso es la menor entre las monedas de la región, en momentos en que el real brasileño llegó a desplomarse poco más de 3% a un mínimo histórico de 4.79 unidades por dólar, mientras que los futuros del índice de acciones Bovespa apuntaron un desplome de hasta 9.5 por ciento.