La inflación en el 2019 cerró en 53.8%, la más elevada de los últimos 28 años. Así, lejos de disminuir la presión de los precios, durante el gobierno de Mauricio Macri se aceleró cuando pasó de 25-30% de promedio anual al porcentaje difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

De acuerdo con los rubros, si bien el que mayor incidencia tiene en el gasto de los hogares es el de alimentos y bebidas (que subió 56.8%, por arriba del IPC general), la salud se ubicó en el primer lugar de los incrementos: creció 72.1%, impulsado por los aumentos en las prepagas y en los medicamentos.

En segundo lugar se ubicó comunicaciones, con 63.9%, y le siguieron equipamiento y mantenimiento del hogar (63.7%), alimentos y bebidas (56.8%), bienes y servicios varios (55.9%), todos por arriba del nivel general, que cerró el 2019 en 53.8 por ciento.

De esta manera, el 2019, año en que la inflación iba a ser de 5%, según el proyecto original del expresidente Macri, el IPC cierra con el porcentaje más elevado desde 1991 (cuando fue de 84 por ciento). Cuando se saca el efecto de las variaciones de precios estacionales, que aumentaron 48.9%, y de los regulados, que lo hicieron 48.2%, el IPC núcleo cerró el 2019 en 56.7%, por arriba del nivel general.

En diciembre, el IPC marcó 3.7%, por debajo de noviembre (4.3%), pero por arriba de octubre (3.3 por ciento). Los analistas esperaban una inflación más elevada en diciembre.

Lucía Pezzarini, de Elypsis, contó que también proyectaban 4% para diciembre. “Para los meses siguientes, esperamos que empiece a descender lentamente. Por ahora, las tarifas congeladas y el tipo de cambio contenido por el cepo van a operar como anclas”, describió.

Planteó la interrogante de qué hará el gobierno una vez concluido el periodo de los 180 días para las tarifas y asignó relevancia también al pacto de precios y salarios. “Dependerá también del éxito que tenga el acuerdo social para coordinar las expectativas y así ir pactando alzas nominales cada vez más bajas”, sostuvo. En el escenario base para el 2020 proyectan una inflación de 43% a diciembre del año próximo, y 51% promedio.

En Ecolatina, dijeron que “para el 2020 cambian los drivers de la inflación. Precios regulados, que fue un motor, en la primera mitad del año, sobre todo, va a estar muy por debajo”.