El apoyo fiscal que se quiere dar a Petróleos Mexicanos (Pemex), tal como se presentó en el Plan de Negocios, no será suficiente para mejorar su situación financiera y sólo presionará las finanzas públicas del país, ante la percepción de menores ingresos, indicaron especialistas.

“Sigue representando un riesgo para las finanzas públicas. El margen que se tiene es muy limitado. Lo más probable es que veamos ajustes presupuestarios y que todos los ahorros que se puedan generar se envíen a Pemex para evitar aumentar sus niveles de deuda y generar desequilibrios en las finanzas públicas”, expuso James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

Indicó que los niveles de crecimiento económico que se observaron en el primer trimestre y los que se esperan en el segundo trimestre no dan para generar una recaudación tributaria que pueda cubrir el faltante que se generará con los apoyos a Pemex.

De acuerdo con el Plan de Negocios de Pemex, la Secretaría de Hacienda destinará 141,000 millones de pesos hasta el 2022 para mejorar las finanzas de la empresa. Para el 2020, la aportación del gobierno a Pemex será de 66,000 millones de pesos, mientras que para el 2021 será de 38,000 millones de pesos, y en el 2022 de 37,000 millones de pesos.

Reforma para pagar menos DUC

El Plan de Negocios de Pemex plantea una reforma a la ley de impuesto sobre hidrocarburos para reducir la carga fiscal del impuesto sobre Derecho a la Utilidad Compartida (DUC), el cual pasará de 65% que se tiene actualmente a 58% en el 2020, y a 54% en el 2021.

Con ello, se dejarán de pagar 45,000 millones de pesos en el 2020 y 83,000 millones de pesos para el 2021. En el 2019, el ahorro fue por 30,000 millones de pesos.

Alejandro Limón, investigador de energía y finanzas públicas del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), comentó que este impuesto tiene el mayor peso en los ingresos de Pemex, lo  implicará una disminución significativa en los recursos que se aportan al erario.

“El problema de esto es cómo vas a sustentar todas tus promesas de campaña y los gastos comprometidos que ya se tienen si tienes menos ingresos”, cuestionó.

Recordó que en los Criterios Generales de Política Económica del 2019 —presentados todavía por el exsecretario de Hacienda Carlos Urzúa— se esperaba que los ingresos petroleros fueran equivalentes a 4.2% del PIB en este año y el 2020.

“Hay que ver cómo van a empatarse estas dos versiones, si realmente planean que se tengan los mismos ingresos petroleros, pero por otra parte están disminuyendo la carga fiscal y también la renta petrolera. Además, ¿cómo van a sustentar ese aumento de la producción?”, sostuvo.

A su parecer, lo único que puede sostener la estrategia del gobierno es una mayor producción, siempre y cuando se tengan precios altos. “Son situaciones que vulneran el plan de negocios y finalmente las finanzas públicas. ¿Qué pasa si el día de mañana se cae el precio y nos vemos vulnerables como en la década de los 90 o los 2000?”, cuestionó.

Gonzalo Monroy, experto en el sector energético, agregó que bajar la recaudación fiscal en 7 puntos porcentuales en el 2020 y luego 4 puntos porcentuales en el 2021 “es totalmente insuficiente. Más cuando estamos hablando de que Pemex tendría que pagar más de 28,800 millones de dólares en los siguientes tres años”.