En medio de las protestas iniciadas ayer por los trabajadores del sector público, el gobierno griego presentó al Parlamento de aquel país una propuesta de austeridad que incluye nuevas medidas tributarias sobre las utilidades corporativas.

De acuerdo con la propuesta, que se prevé sea convertida en ley el jueves, se aplicaría por única vez un gravamen a la ganancia neta de las empresas en el 2010, de 4% a montos de hasta 300,000 euros, y de 10% para aquellas que superen los 5 millones de euros.

Lo anterior, además de las medidas fiscales ya anunciadas como el aumento del IVA, mayores impuestos a tabaco, alcohol y combustibles, así como recortes a salarios públicos y pensiones, el congelamiento de las contrataciones, entre otras.

Estas medidas intensificarían la recesión económica de Atenas tras caer 2% el año pasado, pues se espera una caída de 4% para el 2010 y de 2.6% para el 2011, antes de retomar un crecimiento positivo en el 2012.

Préstamo adicional

Para evitar la quiebra griega y la moratoria de pago de sus obligaciones a corto plazo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) acordará el fin de semana un préstamo de contingencia por 40,000 millones de pesos, adicional al paquete conjunto de 110,000 millones de euros.

Gracias a la acción coordinada de la Unión Europea para combatir los problemas de Grecia, se evitó el contagio de la crisis financiera hacia el resto de las economías, aseguró José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).