El gasto total del sector público presupuestario registró en enero una contracción de 4.9% en comparación con el mismo mes del año pasado, de acuerdo con la información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En total, el gobierno ejerció un gasto por 496,912 millones de pesos en enero.

La contracción del gasto, indicaron expertos en el tema, puede ser no preocupante pero sí un “foco amarillo” que se debe cuidar para no dejar descobijados temas importantes como salud, educación, infraestructura, entre otros temas que fomenten la actividad económica y el bienestar de las personas.

En su reporte sobre Finanzas Públicas y la Deuda Pública a enero, la dependencia informó que el gasto programable —el cual se destina a proveer bienes y servicios públicos a la población— fue de 373,368 millones de pesos, con lo que se mantuvo en el mismo nivel que el año pasado. No obstante, se observó una contracción del gasto de 13% en los ramos autónomos.

En el caso de los organismos de control presupuestario directo, su gasto aumentó 5.3% anual, mientras que el de empresas productivas del Estado bajó 4.2 por ciento.

Respecto al gasto no programable —que se destina al cumplimiento de obligaciones que tiene el gobierno como pagos pendientes, gastos relacionados con la deuda y los recursos que se transfieren a las entidades federativas—, fue por 72,388 millones de pesos, lo que significó una caída de 13.6 por ciento.

Pago de deuda, disminuyó

Dentro de éste, se destinaron 51,156 millones de pesos al costo financiero de la deuda, lo que representó una disminución de 21.8% anual.

“El costo financiero fue menor en 8,643.6 millones de pesos respecto al programado, liberando así recursos para fines socialmente productivos, como resultado de la gestión cuidadosa y estratégica de la deuda”, destacó Hacienda.

Si bien el gasto, en su conjunto, se contrajo, Hacienda subrayó que a salud se le destinaron recursos por 38,069 millones de pesos, lo que representó un incremento de 26% respecto al mismo mes del 2020, “muestra de la prioridad asignada al combate a la pandemia del Covid-19”.

Registra subejercicio

El informe también mostró que el año arrancó con un subejercicio del gasto por 127,275 millones de pesos, es decir, no se gastaron esos recursos conforme a lo aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021.

“Cuando hablamos de un subejercicio no estamos hablando de un ahorro, estamos hablando de que no se cumplió con el gasto público necesario para incentivar la economía, para mantenerla, y ayudar al bienestar social. No se interpreta como un ahorro, sino como un mal ejercicio de planeación”, aseveró Ramón Martínez, catedrático de la Escuela Bancaria y Comercial.

Por su parte Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), consideró que se debe tener cuidado con la lectura de este primer mes, ya que no se puede tener un panorama completo de lo que resta del año.

“Enero siempre es un mes muy ruidoso. Hasta que se tiene el primer trimestral la tendencia del año es más clara. Hay muchos proyectos y programas de gobierno que no arrancan con el año”, dijo.

El mayor subejercicio se registró en los ramos administrativos, que gastaron 37,939 millones de pesos menos de lo programado, mientras que en los Adefas y otros conceptos fue por 32,034 millones de pesos y hubo un subejercicio de 20,693 millones de pesos en Pemex.

ana.martinez@eleconomista.mx