El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) mostró en septiembre una recuperación de la economía menor a la presentada en meses pasados, de acuerdo con los datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el mes patrio, el IGAE —que da seguimiento mensual a la economía mexicana— registró un crecimiento de 1.0%, con cifras desestacionalizadas, en su comparación mensual. Con ello, la recuperación de la actividad económica, que empezó en junio pasado, se desaceleró.

“Anticipamos que la actividad siga creciendo a menores tasas en las siguientes lecturas, en línea con una recuperación menos acelerada en la demanda, en especial la interna, aunque el rebrote local y mundial del virus supone un riesgo relevante al cierre del año, en especial para los servicios”, dijo Alejandro Saldaña, analista de Ve por Más (Bx+).

En su comparación anual, el IGAE presentó una contracción de 7.0%, con lo cual suaviza la caída de la economía que, en mayo pasado, presentó una tasa negativa de 21.4%, la mayor de la que se tiene registro.

Por su parte Gabriela Siller, Directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base, indicó que la recuperación económica que se presentó en septiembre se debió, principalmente, a la demanda externa y, hacia adelante, se espera que la recuperación continúe en varios sectores; sin embargo, hacia el cierre del año se perciben riesgos relacionados con la trayectoria desfavorable de la pandemia tanto en México como en otros países.

Para el año, la Secretaría de Hacienda estima que la economía mexicana sufrirá una contracción de alrededor de 8.00%, ello por los efectos de la crisis del Covid-19.

Servicios, con el mejor desempeño

Al interior del reporte del Inegi se observó que el rubro de servicios fue la actividad que tuvo el mejor desempeño, en su comparación mensual, en septiembre. De esta manera, las actividades terciarias mostraron un crecimiento de 1.8% contra la tasa de 0.9% de agosto.

“Parte del desempeño de los servicios tiene que ver con el contacto físico de las personas, particularmente los servicios profesionales, turísticos, de alojamiento. Hasta que se tenga certeza de cuándo se va a empezar a poner la vacuna, hasta ese momento se presentará una recuperación plena de esta actividad. Todavía para el cierre de este año se observará una recuperación moderada”, apuntó Héctor Magaña, profesor del Tec de Monterrey.

El servicio que mostró un mayor crecimiento fue el relacionado con el alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, con una tasa de 14.3%, mientras que los transportes, correos y almacenamiento, así como la información en medios masivos mostró una mejora de 6.2 por ciento.

Los servicios educativos, de salud y asistencia social fueron los únicos que mostraron una contracción en el mes, de 0.3 por ciento.

En el caso de las actividades primarias, el crecimiento que se dio fue de 1.1% mensual, después de la contracción de 5.6% de agosto.

Respecto al sector secundario, éste no mostró cambio alguno respecto al mes previo; sin embargo, la industria de la construcción mostró una contracción de 5.6 por ciento.

“El repunte de la actividad secundaria se vio moderado recientemente porque actividades como la construcción permanecen estancadas. Sí hay algunas obras en marcha y las actividades se han reanudado, pero el sector permanece deprimido”, agregó Héctor Magaña.

ana.martinez@eleconomista.mx