Aunque ya se han recuperado gran parte de los empleos en México, la precarización en ellos persiste. Durante el tercer trimestre del 2021 se registró una tasa de pobreza laboral de 40.7%, lo que implica que casi la mitad de los trabajadores en el país no pueden pagar la canasta alimentaria con sus salarios, de acuerdo con cifras del Coneval.

Esta tasa fue 0.8 puntos mayor que la del trimestre previo; esto se podría explicar debido a que aunque ya estamos en proceso de recuperación poscrisis Covid-19, la inflación ha presionado de manera importante en el poder adquisitivo de los ingresos laborales.

De hecho, en México y el mundo, el precio de ciertos alimentos de consumo básico han alcanzado crecimientos a doble dígito.