Son desconocidos pero se abrazan, festejan, gritan y hasta lloran. La Selección Nacional es capaz de provocar miles de reacciones entre la multitud que llenó ayer la plancha del Zócalo. El FIFA Fan Fest y sus pantallas de alta definición son el atractivo para ver el juego del Tri ante Francia.

En el el lugar hay de todo y para todos. Comida, bebida, y demás artículos deportivos. Son las 12 del día y ya media plancha está ocupada.

El folclor mexicano está presente. Cientos de fans replican la vestimenta, los atuendos y las máscaras de los fanáticos que sólo pueden ver televisión desde Sudáfrica. Es el Tri el único motivo que logra unificar a la sociedad mexicana, en el Zócalo no hay quien no quiera que el Tricolor salga con el triunfo.

Dos enormes rugidos de aquella multitud son el distintivo de los goles mexicanos. Un mariachi irrumpe en el lugar instantes después de que se escucha el silbatazo final y todo es júbilo. Los aficionados comenzaron a abandonar el Zócalo y dirigen sus esfuerzos y energías para llegar a festejar toda el resto del día en el Ángel.