Zambia ganó la Copa de África de Naciones (CAN) al derrotar en la final al favorito Costa de Marfil por penales (8-7), después de que en el tiempo reglamentario y la prolongación terminaran en empate sin goles.

Zambia logró su primer título de campeón de África y sucede en el palmarés a Egipto, que había ganado las tres ediciones precedentes, en un día desgraciado para la estrella marfileña, Didier Drogba, que falló un penal en el 70, al lanzar la pelota por encima del travesaño.

Los Chipolopolos , que habían perdido dos finales (1974 y 1994), dieron la sorpresa ante un equipo marfileño que partía como claro favorito.

Después de haber fallado el penal en el tiempo reglamentario, Drogba, capitán de Costa de Marfil, anotó su lanzamiento en la serie decisiva, pero otras de las estrellas del equipo como Gervinho, centrocampista del Arsenal, y Kolo Touré, defensa del Manchester City, erraron sus disparos.

Zambia, por su parte, sólo falló un lanzamiento de los nueve en la serie de penales, por medio de Rainford Kalaba, jugador del equipo congoleño Tout Puissant Mazembe.

Costa de Marfil, que llegó al torneo como favorito junto a Ghana, sólo ha ganado el trofeo una vez (1992) y sufrió un nuevo revés, el segundo después de haber caído en la final en 2006, también en los penales.

El equipo zambiano fue la sensación del torneo, ya que quedó primero de su grupo en la primera fase, derrotando a equipos como Senegal y Guinea Ecuatorial, una de los dos países organizadores, para después eliminar a Sudán en cuartos de final y sorprender a los dos favoritos de la competición: Ghana se semifinales y Costa de Marfil en la final.

Con este triunfo, los jugadores zambianos rindieron el mejor de los homenajes a sus compatriotas de la selección fallecidos en un accidente aéreo en Libreville en 1993, a 10 kilómetros de donde se jugó la final.

Superados por la presión, la vivacidad y técnica de los jugadores zambianos, dirigidos por un técnico francés semidesconocido, Hervé Renard, Costa de Marfil nunca mostró la solidez que había desempeñado en el torneo.

Como en la final de 2006 contra Egipto, Drogba falló un penal en el partido y el delantero del Chelsea, de casi 34 años, se quedará en su carrera sin coronarse como campeón de África.