Después de un empate 1-1 contra Toluca, se observa al portero de Veracruz, Sebastián Jurado, con la cabeza mirando hacia abajo y lágrimas en el rostro mientras se dirigía hacia los vestidores. 

Evidente tristeza que brinda la derrota, y más al considerar que el empate llegó al minuto 93 del partido, cerca de obtener una victoria, la cual no han logrado desde el 25 de agosto del 2018.

Son 40 partidos los que tiene Veracruz sin obtener un triunfo, están a sólo tres encuentros de alcanzar el récord histórico de un club sin lograr una victoria, que hasta el momento lo tiene el FC Chernomorets Burgas de Bulgaria.

Al ser la peor defensiva, con 31 goles en contra en 12 partidos y sólo 7 anotaciones a favor, son el peor equipo de los 19 pertenecientes a la Liga MX. Situación que ha revelado el déficit con el que cuentan los jugadores, aunado a los problemas deportivos.

A causa de ello, El Economista consultó al equipo del puerto para conocer la manera en que desarrollan el aspecto psicológico con sus futbolistas y respondieron que no cuentan con esa función dentro del club, que cuando es necesario o existe un problema se busca acceder a algún psicólogo aparte, pero que “hace unos meses” dejó su puesto la persona encargada de esa labor dentro del equipo.

Un cargo que el funcionamiento del equipo hace evidente su necesidad, pero que, a pesar de que el conjunto comentó que la persona que fungía como psicólogo dejó su puesto hace unos meses, la precariedad económica ha involucrado que en la mayoría de ocasiones la directiva, más allá de considerar necesario ese desarrollo, no cuente con las herramientas para hacerlo.

“El aspecto emocional afecta directamente lo deportivo, aunque también permeaba en los empleados del club. En la ocasión que yo estuve, el club no tenía la forma de generar una estructura verdaderamente profesional.

“La carencia de una firmeza económica es fundamental. No puedes pensar en traer un psicólogo, cuando no tienes la capacidad de cubrir las necesidades básicas de un club”, dijo a El Economista, Mario Trejo, quien estuvo a cargo de la presidencia deportiva de mayo del 2018 a abril de este año.

Trejo expresó que durante su etapa, a causa de la falta de infraestructura, el aspecto psicológico era parte de sus tareas y del entrenador del equipo, quienes constantemente buscaban motivar a sus futbolistas y hablar con ellos.

Ante un conjunto que en los dos últimos torneos se posicionó en el último lugar de la tabla, actualmente se encuentra en ese puesto y durante tres torneos ha recibido 105 goles en contra. 

Las rachas negativas son una situación constante con la que tienen que lidiar, y a falta de tratamientos profesionales, dicho aspecto influye en continuar bajo el mismo esquema de funcionamiento.

“Cuando no se logra erradicar las experiencias negativas, se puede generar miedo y expectativas adversas que al final terminan afectando para que pase lo que se busca evitar. 

“Entonces, en ese momento es cuando influyen todas esas situaciones que se van arrastrando del pasado y se generan los pensamientos adversos que se vivieron en ocasiones previas”, dice a este diario la psicóloga deportiva Claudia Rivas.

La Liga insiste en que hay jugadores sin contrato

Lanza Tiburones campaña para crear solidaridad en la Liga MX

Después de la decisión de que Tiburones Rojos no jugará este fin de semana, por la falta de pagos, los futbolistas crearon una campaña en redes sociales con el hashtag #HoyPorMíMañanaPorTi en el que solicitaron el apoyo de los demás jugadores de la Liga MX para solidarizarse ante la situación, con la intención de no jugar la jornada 14 como protesta y forma de presionar a que Fidel Kuri, dueño del equipo, realice los pagos debidos.

Ante lo sucedido, Enrique Bonilla, presidente ejecutivo de Liga MX, difundió un comunicado en el que explica que tiene “como prioridad la atención de nuestros futbolistas. Es por ello que en tres ocasiones me he reunido personalmente con los integrantes del equipo para escuchar su sentir. Por eso también, y por primera vez en la historia de la Liga, la Comisión de Conciliación y Resolución de Controversias se trasladó directamente al lugar en el que residen los jugadores para facilitar la recepción de cualquier queja”.

Bonilla lamentó que no haya manera de actuar ante los adeudos si no hay evidencia de lo que los jugadores pactaron con el club jarocho.

“¿Cómo podemos exigir una Liga cada vez mejor y al mismo tiempo pedir que se intervenga cuando no existe respaldo documental de lo presuntamente adeudado?”, expresó.

En el aspecto deportivo, el Veracruz refleja los estragos de la gestión y de los incumplimientos de responsabilidades por parte de su propietario, el empresario Fidel Kuri: desde agosto de 2019 llevan 39 partidos sin ganar en la liga y descendieron al término del ciclo 2018-19, pero se mantuvieron en primera división mediante el pago preestablecido de seis millones de dólares.

En la actualidad solo tienen dos puntos y son colistas de la clasificación mientras que en la tabla de cocientes son el equipo más amenazado por el descenso. 

[email protected]