La inclusión del VAR (Video Assistant Referee), por sus siglas en inglés, en la Liga MX permitirá que la carrera de los silbantes se alargue por primera vez en la historia.

Antes, cuando los árbitros cumplían 45 años —y que en el 2015 se alargó hasta los 50— la FIFA los obligaba a retirarse porque, según sus estatutos, era la edad máxima que les permitía pitar profesionalmente porque su físico se veía mermado. Lo anterior los obligaba a que si querían permanecer ligados con el gremio sólo podían hacerlo como asesores, instructores o miembros de la Comisión de Arbitraje.

Edgardo Codesal —exárbitro y extitular de la Comisión de Arbitraje— cree que el VAR es una oportunidad de empleo para los silbantes que ya no cuentan con el físico para estar en la cancha, pero sí cuentan con el conocimiento y experiencia necesaria para ayudar a los compañeros que estarán en el campo.

“Estos exsilbantes deben tener una trayectoria profesional muy destacada y, por lo que se ve en esta primera generación, no habrá este tipo de árbitros en el VAR”, señala.

Arturo Brizio —actual presidente de la Comisión— explica que la primera generación de árbitros que utilizará el VAR la integran una mezcla de los árbitros activos que participan en la Primera División y algunos retirados. Explica que para conformar este último grupo se realizó una convocatoria a la que acudieron aproximadamente 40 exsilbantes, de los que se quedaron, aproximadamente, la mitad.

Codesal y Gilberto Alcalá —otro ex silbante profesional— coinciden en que ninguno de los dos tuvo conocimiento de esa convocatoria y enfatizan que, al menos en la página de la Federación Mexicana de Futbol, no se publicó.

En una revisión rápida en el portal de la Federación y en los buscadores de Internet no se encontró dicha convocatoria.

—¿Alguno de los exsilbantes que trabajan en los medios de comunicación integrará el VAR?, se le pregunta a Brizio.

—Si ellos quisieran integrarse como VARs tendrían que tomar un curso. No se trata de haber sido una estrella del arbitraje o no, se trata de una combinación de dos aspectos: conocer y dominar el sistema del VAR y saber los reglamentarios.

—Entonces, ¿no están considerados?

No. Hasta el momento ellos no han externado su decisión de participar en la Comisión de Arbitraje. Si ellos quisieran hacerlo, platicaríamos sobre qué es lo que quieren hacer. Aunque no creo que ninguno de ellos deje sus puestos en los medios de comunicación.

Codesal opina que si la Comisión de Arbitraje hubiera querido integrar a exsilbantes al VAR como Armando Archundia, Marco Antonio Rodríguez o el mismo Alcalá, los directivos del organismo se hubieran comunicado con ellos.

“Hubiera sido muy fácil. Todos tienen el número telefónico de todos”.

Alcalá cree que si los árbitros retirados que trabajan en los medios de comunicación se integraran al VAR, no serían bien recibidos por los silbantes en activo.

“Nosotros señalamos en televisión, radio o prensa los aciertos de los árbitros, pero también sus errores. Por lo anterior, no creo que caiga muy bien nuestra inclusión”.

Brizio comenta que el perfil de silbante que busca la Comisión que él preside es que tenga pocos años de haberse retirado e incluso que aún se mantenga en activo porque son quienes pueden hacer la transición más rápida del campo al VAR y tienen los conocimientos más frescos. Pone como ejemplo el caso de Quetzalli Alvarado, de 43 años, quien ha pitado como juez central en la Liga MX Femenil, Ascenso MX y Liga MX entre la pasada y presente temporada.

Codesal cree que es positivo incluir en el VAR a los árbitros que viven sus últimos años en activo porque ellos tienen la mayor experiencia acumulada, pero añade que lo ideal sería que incluyeran a exsilbantes como Alcalá.

“Una figura de peso podría ser un referente para los árbitros, pero desafortunadamente hay muchos egos que pueden impedir la llegada de estos exsilbantes”, agrega Codesal.