Los hermanos Ramón y Luis Urías, cuando eran niños, se distraían jugando beisbol en la cochera de su casa mientras sus padres se iban a trabajar. Se llevan tres años de edad y sin duda el mayor, Ramón, y su padre, influyeron para que Luis se convenciera de que también tenía que dedicarse al beisbol.

“Yo era el que salía llorando y acusaba a Ramón con mi mamá. Mi papá me decía que yo también jugara beisbol porque Ramón lo hacía. De chiquito no quería, pero no duré mucho para que me empezara a gustar. Cuando mi hermano firmó a los 16 años en su primer equipo, me di cuenta que yo podía  hacerlo y seguí haciendo torneos”, cuenta Luis en entrevista con los Chihuahuas de El Paso, equipo categoría AAA franquicia de los Padres de San Diego.

Ramón debutó en Grandes Ligas a los 26 años en 2020 con Orioles de Baltimore y antes pasó por ligas menores con los Rangers de Texas y Cardenales de St. Louis. Su hermano menor, Luis, debutó a los 21 en 2018 con los Padres de San Diego y en 2020 fue transferido a los Cerveceros de Milwaukee.

“Recuerdo que en los torneos nacionales siempre era de los mejores y comencé a pensar que podría salir adelante y creo que no me he equivocado, he tomado una buena decisión y estoy contento por eso”, narra Ramón en el podcast Expedición Rosique.

Esta semana los hermanos sonorenses lograron pegar un jonrón el mismo día, que significa la segunda ocasión que ocurre en la historia de peloteros mexicanos en Grandes Ligas. Es una coincidencia más en sus vidas, pues incluso ambos nacieron el 3 de junio, Ramón en 1994 y Luis en 1997.

Los primeros mexican brothers en conectar un vuelacercas el mismo día fueron Adrián y Edgar González, y lo hicieron con los colores de los Padres de San Diego en dos ocasiones, primero el 11 de septiembre de 2008 y el otro el 26 de abril de 2009.

Los hermanos Urías son la cuarta pareja de mexicanos que han logrado representar a México en las ligas mayores. Los primeros fueron los pitchers Vicente y Enrique Romo oriundos de Santa Rosalía, Baja California Sur. La carrera de Enrique en la MLB duró seis años, jugando para Seattle y Pittsburgh entre 1977 y 1982. Vicente jugó durante ocho años, periodo en el que vistió la franela de los Dodgers de LA, Cleveland, Boston, Chicago y San Diego entre 1968 y 1982.

La segunda pareja de hermanos fueron los Treviño, originarios de Monterrey. "Bobby", jugó 13 años en la LMB con siete diferentes equipos. Fue campeón de la Serie Mundial de Ligas Pequeñas de Willamsport en 1958. Era el hermano mayor de Alex Treviño, receptor que militó durante 13 años en las Ligas Mayores, en equipos como los Mets de Nueva York, Cincinnati, Atlanta, San Francisco, Los Ángeles y Houston.

La tercera pareja de hermanos, ya mencionada, fueron Adrián y Edgar González de Tijuana Baja California. El “Titán” sigue activo con su nuevo equipo de la LMB, los Mariachis de Jalisco y antes jugó durante 15 años pasando por los Rangers, Padres, Red Sox, Dodgers y Mets. Los hermanos coincidieron en San Diego haciendo mancuerna, Edgar en la posición de segunda base, mientras que Adrián, en la primera.

“En lo personal me siento muy orgulloso de estar aquí (en la MLB) con mi hermano. El éxito que tenemos creo que se debe a las academias de México. A mi hermano y a mi nos hizo mejores jugadores de posición. Siento que la competencia siempre será buena, nos impulsa a hacer mejor las cosas y que el equipo quiere ganar y hacer bien las cosas”, menciona Ramón en la entrevista con Chihuahuas.

Después de pegar su primer jonrón de la temporada el pasado 13 de abril, Luis Urías dijo que vio el cuadrangular de su hermano: “Vi que había pegado un jonrón antes de empezar mi juego. La verdad estaba muy contento por él; siempre que hace cosas así, creo que me emocionó más cuando él las hace que cuando yo las hago”.

marisol.rojas@eleconomista.mx