Cristiano Ronaldo tiene la capacidad de ser una nación si se miran sus cifras. El portugués, que despertó este fin de semana, es mucho más productivo en tiros al arco que siete países de la Eurocopa, ya sea por disparos directos al arco o totales.

El jugador más caro de toda la historia del futbol conduce a Portugal por el este de Europa camino a algo desconocido: el título.

Desde que Real Madrid pagó 94 millones de euros por él en el verano del 2009, el lusitano se convirtió en el más mediático del mundo y todos le miran en mayor número de ocasiones para una crítica negativa. Su imagen ególatra no ayuda demasiado, pero cuando triunfa se devora al mundo.

La presión le ha hecho fallar en diferentes momentos cumbres, como la final de la Champions League cuando jugaba para ManU ante Chelsea; pasar desapercibido por el Mundial de Sudáfrica 2010, con un solo gol en el torneo y caer en octavos de final, y recientemente, el penal fallado ante Bayern Múnich en las semifinales de la Liga de Campeones.

Pesa más lo malo que lo bueno. De él se festeja poco aquel gol que le dio hace un año el título a Madrid en la Copa del Rey o el tanto con el que derrotaron los de Chamartín a FC Barcelona para sentenciar la pasada Liga BBVA hace unos meses.

La Euro le destinaba nubarrones, sobre todo, tras los yerros ante Dinamarca. Fueron disipados con un doblete que eliminó a la subcampeona del mundo, Holanda. Así, se convirtió en el futbolista que más oportunidades de tiros directos a portería tiene, con 13, de acuerdo con los datos oficiales de la UEFA, consultados por El Economista. Nadie como él en el torneo gestiona el futbol ofensivo. Entre tiros al arco y desviados, el futbolista ha producido 24 en total.

Tan sólo por el concepto de tiros directos a gol supera a Inglaterra, Grecia, Irlanda y Ucrania y en intentos cercanos, a Grecia, Irlanda, Suecia, Francia, Croacia, Inglaterra y Dinamarca.

Es decir que Cristiano produce una jugada de gol cada 21 minutos, Grecia, que está en cuartos de final, promedia cada 30 minutos una opción para marcar.

Así es Cristiano, el delantero europeo más productivo del planeta en el último año. Tiene, entre su actividad de clubes y selecciones, 64 partidos disputados y 65 goles marcados. Una envida para los datos globales de cualquier nación que el mercado le puede redituar si se convierte en figura para que su carta supere los 120 millones de euros y sea ahora el más cotizado del planeta, lo que engrosaría el ego del más ególatra del planeta.

EL EGO DE CRISTIANO ?EN FRASES

Hay gente que dice que yo soy mejor y otros que dicen que es él (Lionel Messi), pero al final del día ellos van a decidir quién es el mejor del momento… Yo creo que soy yo .

Soy el primero, el segundo y el tercer mejor jugador del mundo .

Me silban porque soy guapo, rico y bueno, porque me tienen envidia. No tengo otra explicación .

ivan.perez@eleconomista.mx