Dominar al mundo con unos cuantos clics, es ahí hacia donde apuntan las nuevas estrategias comerciales a través de redes sociales.

“Es la posibilidad de explotar la comunicación institucional y la comunicación de marca con poblaciones que pueden llegar a ser sumamente numerosas”, explicó a El Economista Jorge Badillo Nieto, director de la consultoría Fusion MD y catedrático de la Universidad Iberoamericana.

Expertos en mercadotecnia aseguran que la Selección Mexicana ha sabido aprovechar el entorno digital, ya que cuenta con millones de seguidores en Facebook, Instagram. Respecto a sus similares de América, es la que más seguidores reúne en Twitter, con seis millones.

“El grupo de comunicación que lleva las redes sociales se ha encargado de explotar correctamente la marca Selección en la parte en línea. Se han preocupado por crear contenidos de manera constante y con cierta originalidad que les ha permitido establecer una línea de comunicación y contacto con toda la base de aficionados”, explicó Badillo Nieto.

Dicho engagement impacta directamente a la economía de la federación. “Los aficionados se sienten más involucrados y cercanos a la selección, aunque de manera virtual, y eso termina repercutiendo en cierta medida en que estén constantemente consumiendo la marca de la propia selección, que asista a los partidos, que consuma los artículos oficiales u otro tipo de productos”.

•••

Los seguidores de la Selección Mexicana no sólo se encuentran en territorio nacional. Es por ello que el Tri desarrolló cuentas en inglés en Facebook y Twitter, cuyos perfiles suman alrededor de 80,500 seguidores.

“Lo que es prácticamente una obligación como parte de una estrategia digital es aterrizar en el idioma inglés, en el español, en el mandarín y en el del país de origen. Estos equipos (potencias a nivel de clubes en Europa) están preocupados por atender las necesidades de interacción que se tienen en diferentes países donde hay bases de aficionados”.

Es un caso relativamente similar a lo que ocurre con las selecciones nacionales. México está obligado a poner énfasis en el mercado mexicano como en el que está dentro de Estados Unidos.

La Selección Mexicana no es la única en América que busca expandirse a otros mercados. La Asociación de Futbol Argentino (AFA) apuntó más lejos y desde el 2018 trabaja en la expansión hacia el mercado chino mediante la creación de cuentas en sitios web como Weibo,

“En las redes chinas, la Selección Argentina tiene presencia porque tiene un programa comercial muy ambicioso. Esto va desde temas de vender playeras y conseguir patrocinadores chinos hasta un programa de vender tarjetas de afiliación a la Selección Argentina”, señaló Francisco San José, catedrático de mercadotecnia deportiva de la Escuela de Ciencias del Deporte de la Universidad Anáhuac.

•••

Tomando en cuenta a las selecciones de Estados Unidos, México, Brasil y Argentina como las más importantes de América, sólo una hace diferencia entre redes sociales para la rama femenil y varonil, la de las Barras y las Estrellas.

Francisco San José señaló: “Vale la pena hacer una distinción entre mujeres y hombres, sobre todo en el caso de Estados Unidos, donde la selección femenina es más importante que la masculina en términos de éxitos deportivos. Me parece que si se manejara en una sola cuenta todo a lo mejor el gran trabajo que han hecho las chicas se terminaría diluyendo”.

•••

Las nuevas tendencias y cambios que sufren las distintas redes sociales van marcando la manera de interactuar con la audiencia. La estrategia de los perfiles de la Selección Mexicana se va adaptando a dicha evolución, y muestra de ello es la implementación de Spotify a su cartera de redes sociales.

“Si se trata de cautivar nuevas audiencias, nada está escrito. Cuando pensamos que lo hemos visto todo en términos de publicidad y mercadotecnia, en cualquier plataforma o modalidad siempre hay algo nuevo. Esos cambios que en algún momento dado se puedan ir dando en el caso de los perfiles de la Selección Mexicana van a ir en función de cómo vayan evolucionando las propias redes, qué nuevas opciones o qué nuevas alternativas se vayan presentando en materia de crear contenido, de generar interacciones”, finalizó Badillo Nieto.