La industria automotriz japonesa ha interpretado de una forma muy especial la deportividad. En sus inicios, los diseños básicos fueron mejorados con ligeras adecuaciones estéticas y con una revisión del apartado mecánico. Su conducción se caracterizó por su crudeza que permitía experimentar más y mejores sensaciones.

Rica historia

Entre los modelos más representativos del movimiento deportivo japonés está el Supra, un modelo que Toyota lanzó hace casi 40 años. Durante este tiempo, este japonés ha reclutado a un importante número de seguidores, principalmente por un diseño fuera de lo común y que refleja fielmente el concepto de deportividad arraigado en el archipiélago japonés. Su principal mercado fue el doméstico, en donde se siguió comercializando tras ser retirado de Estados Unidos en 1998.

La quinta generación mantiene su vocación como un coupé, con un largo cofre y un habitáculo decididamente retrasado en el que los dos asientos están montados casi sobre el eje posterior. Esto le otorga una silueta no sólo audaz sino tentadora.

Sus 4,379 milímetros de largo total sumados a su ancho de 1,854 mm y su alto de apenas 1,294 mm son idóneos para dar vida a los trazos, en primer lugar, del FT-HS que se presentó en Detroit del 2007, y que luego fueron pulidos para esculpir al FT-1 que vio la luz en el 2014, también en el mismo salón. Finalmente, y tras pasar por la supervisión de la división Toyota Gazoo Racing, en el 2019 la marca japonesa desveló al A90, nombre del actual proyecto.

Como lo has leído, por todos lados ya sabes que se trata de un modelo desarrollado en conjunto con BMW, de hecho el tren motriz es producto de la ingeniería bávara, y Toyota se encargó de darle la personalidad de un samurai y pulirlo en la pista hasta que se alineara con la identidad japonesa.

Los puntos más atractivos de su silueta son el frente con la levantada nariz como ocurrió en los monoplazas de F1 de hace algunos años y desde los que parten las líneas que dibujan las entradas de aire laterales o las curvas de las puertas. Le siguen la parte trasera y la creatividad con las que se acomodaron las luces, las dos salidas de escape y el alerón o cola de pato en la cubierta del porta equipajes.

Disfrute al máximo

Tanto la posición de manejo como la del asiento derecho están ideadas para que ambos ocupantes se fusionen con el vehículo y vivan al extremo sus reacciones.

Respecto al diseño interior se agradece el esfuerzo por dotar de un sello especial sin que la mente de inmediato nos remita hacia el modelo de la casa alemana.

La electrónica domina para centralizar todos los sistemas y hacer más fácil la vida en el interior. El acceso a las asistencias y herramientas de conducción parte de una pantalla de 8.8” sensible al tacto y que responde a las órdenes dictadas en el control remoto Touchpad que está ubicado a un costado de la palanca de cambios.

El sistema de audio es JBL con 12 bocinas, con el cual podrás disfrutar al máximo tu audioteca, pues además de contar con bluetooth para enlazar tu smartphone cuenta también con Apple CarPlay y puerto USB. La cantidad de aditamentos crece con elementos como el cargador inalámbrico, ajuste eléctrico para ambos asientos y cámara de reversa; los asientos utilizan piel sintética y alcántara.

Adoctrinado

El encargado de catapultar a este cohete japonés es un tren motriz desarrollado por BMW, un hecho que garantiza el mejor rendimiento. Pero además la división deportiva Toyota Gazoo Racing hizo severos ajustes para dotar del pulso deportivo de la marca y así presentar un biplaza auténticamente japonés.

Por si fuera poco, antes de recibir la aprobación final para salir a producción fue Akio Toyoda, presidente y master driver de Toyota, el responsable de pulir finalmente su comportamiento al probar al Supra en diferentes circuitos como Nürburgring y así ordenar los ajustes finales al equipo deportivo de la casa nipona.

El primer factor que será determinante en el tacto del Supra es el balance de pesos al contar con una relación 50/50. A partir de este punto, descubriremos un motor 6 cilindros en línea que desarrolla 335 caballos de potencia y un par motor de 365 lb-pie. Para alcanzar esas cifras de rendimiento recurre al sistema Twin Scroll o turbocargador de doble circuito, con el que la respuesta es menor gracias a estar colocado más cerca de múltiple de admisión.

Cómo lo dicta la regla de todo roadster la tracción se encuentra en el eje posterior; la transmisión es automatizada de 8 cambios.

Ficha Técnica - Toyota Supra

Motor: 6 cil, línea, turbo

Potencia: 335 hp

Torque: 365 lb-pie

Transmisión: Aut 8 vel

Especificaciones

  • Equipamiento de seguridad
  • Control de tracción
  • Frenos ABS
  • Asistencia de frenado
  • Brake Standby Fuction
  • Brake Drying Fuction
  • Fade Prevention Fuction
  • Control de estabilidad
  • 6 bolsas de aire
  • Cabeceras activas

     

Curiosidades: Modos de manejo: Normal / Sport

PRECIO: 1’149,900 pesos

[email protected]