Tensión, preocupación y abucheos cerraron el capítulo del Clásico de la Concacaf, tras el empate a cero entre México y Estados Unidos, en el último partido entre ambos en el Octagonal rumbo al Mundial de Qatar 2022.

Alrededor de 47, 000 aficionados atestiguaron el fin de la racha de tres derrotas que arrastraba México ante el equipo guiado por Gregg Berhalther y aún la casa se queda invicta en duelos oficiales frente a las barras y las estrellas.

Pese a ser un encuentro al borde de la butaca por las oportunidades de gol constantes entre ambos bandos, el punto final fue semi-amargo, al menos, para la afición mexicana, que reapareció con el grito homofóbico y el "Fuera Tata". Frustración, porque se esperaba que la localía y las bajas de jugadores estadounidenses por lesión, pesaran en la noche para separarse de Estados Unidos en la tabla y que los siguientes dos partidos ante Honduras y El Salvador encontraran en un triunfo, el ánimo y la inercia para que fueran ya un trámite.

Gerardo Martino, Edson Álvarez y Alexis Vega se fueron con tarjeta amarilla. Los rivales de México fueron la velocidad, el desborde de la zaga americana y las jugadas a balón parado. Los hombres titulares que se quedaron hasta el final: Raúl Jiménez e Hirving Lozano. El Tata mostró durante el partido mucha comunicación con el jugador del Napoli.

Fueron dos capítulos que tuvieron tiempo extra, pero no fue factor en la ecuación para provocar un ganador. El entrenador argentino volteó a la banca al minuto 79, para hacer sus cambios y apostó por Erick Gutiérrez y Alexis Vega, para descansar a Tecatito Corona y Carlos Rodríguez.

El primer tiempo pudo haber bajado los nervios de los fans que hasta el medio tiempo, respondían a la propuesta del sonido local para gritar ‘México’, prender la luz de sus celulares, bailar, hacer la ‘ola’ en los esfuerzos de marketing de la Federación Mexicana de Futbol por expresar al mundo y a la FIFA, un ambiente familiar.

A los primeros 47 minutos no le faltaron oportunidades de gol, amonestaciones, tarjetas amarillas, jugadores derribados y asistencia médica.  México encontró en el Tecatito Corona la llave en el mediocentro para abrir jugadas a los delanteros y junto a Jiménez y Lozano tuvieron la mayor parte de las oportunidades.

En esta ocasión, el Tata Martino dio su primera oportunidad en el cuadro titular a Johan Vázquez, quien anteriormente había sido convocado, pero siempre vio los juegos desde la banca.

Christian Pulisic y el portero Memo Ochoa tuvieron de los mejores duelos uno a uno. El mexicano le atajó al menos tres disparos y el jugador del Chelsea dejó de ser una amenaza cuando salió de cambio en el segundo tiempo,

Johan Vázquez, José Eduardo Sánchez y César Montes no se fueron sin sentir la frustración de no poder anotarle al arquero Zack Steffen. México necesita 4 puntos de 6 posibles para tomar el avión a Qatar. Honduras y El Salvador navegan en el fondo de la tabla, básicamente sin oxígeno para un Mundial.

Estados Unidos mantiene viva su esperanza de no quedarse fuera de un Mundial como le pasó en el 2018; sus siguientes rivales serán Panamá y Costa Rica.

“Fundamentalmente que nosotros jugando con este nivel de esfuerzo y compitiendo bien contra un rival muy fuerte, volvemos a ser una Selección confiable, esta situación la conservamos durante dos años y a partir de ahí fuimos decreciendo en la forma de controlar los partidos, de competir bien contra los rivales, no porque nos superaran, sino que perdimos incluso la dinámica, cuando los rivales se nos meten atrás como ha pasado en los últimos partidos en el Azteca”, dijo en conferencia el Tata.

Mientras que el domingo, México estará en Honduras y el miércoles recibe en el Azteca a los salvadoreños. Costa Rica amanecerá este viernes en el cuarto lugar de tabla, reemplazando a Panamá.

JORNADA 12, RESULTADOS.

Pos. / Equipo / Puntos

1 / Canadá / 25

2 / Estados Unidos / 22

3 / México/ 22

4 / Costa Rica / 19

5 / Panamá / 18

6 / El Salvador / 10

7 / Jamaica / 8

8 / Honduras / 4

marisol.rojas@eleconomista.mx