Ekaterimburgo-. Sinceridad. Janne Andersson no cayó en el juego mediático de Zlatan Ibrahimovic cuando el delantero y ex estrella sueco intentó regresar al equipo nacional una vez que consiguieron el pase al mundial de Rusia 2018, tras haber eliminado a Italia.

El entrenador de 55 años explicó con mucho énfasis que la derrota ante Alemania en el último minuto fue la más dolorosa de su carrera, porque tenía en sus manos la eliminación del campeón del mundo.

De acuerdo a su filosofía, para que un equipo sea exitoso se debe trabajar con orden y solidaridad, valores que retomó de Bengt Johansson, el mítico coach sueco de balonmano que ganó 13 medallas en campeonatos mundiales y fue vecino e inspiración del técnico de la selección de futbol de Suecia.

“La forma de hacer uso de los jugadores y permitir que otros se unan, den un paso adelante y todos se conviertan en líderes. Eso lo aprendí de Bengt”, expresa Janne Andersson al diario sueco Sportbladet.

•••

El entrenador, que regresó a Suecia a un mundial después de que no clasificaron a Brasil 2014 y Sudáfrica 2010, es un hombre con poco legado futbolístico. Nunca jugó en ninguno de los grandes clubes de su país, Malmo o Gotenborg, tampoco llegó a la selección nacional, pero, en el momento cuando se le cuestionaba por qué no se llevó a Rusia al máximo goleador en la historia de Suecia (Zlatan) argumentó su respuesta con sinceridad. El equipo nacional sueco estuvo dos años sin Zlatan y eliminaron a Italia sin él, ya no era indispensable el atacante de LA Galaxy para la Copa del Mundo.

“Con Andersson como entrenador nacional, la selección sueca regresó a sus raíces, cuando antes todo solía girar alrededor de Zlatan; desde hace casi 15 años, él era la estrella y ahora, no tenemos una figura, pero el equipo nacional juega como un frente colectivo, donde todos ayudan. Nadie es estrella y hay un espíritu de equipo, la moral del equipo está arriba”, dice Richard Henriksson, periodista de Swedish Radio.

Todo comenzó cuando Ibrahimovic anunció su retiro como seleccionado nacional, después de que no pudo clasificar a su selección a la Eurocopa del 2016. Meses después, Janne tomó el cargo de entrenador, a pesar de no contar con prestigio internacional y de que la opinión pública tenía como preferidos a Henrik Larsson, la exfigura y goleador que jugó para Barcelona y Arsenal, y a Hakan Ericson, el entrenador del representativo sub 21 que ganó el campeonato europeo de naciones en el 2015 y de donde surgieron jugadores como Victor Lindelof, defensa de Manchester United.

“Andersson ha organizado equipos a lo largo de su carrera sin superestrellas”, indica el periodista sueco.

•••

Janne no es reformador del futbol o un teórico de la táctica en la cancha, en los 25 partidos que tiene como entrenador de la selección de Suecia siempre ha mandado un esquema de 4-4-2; donde Emil Forsberg y Viktor Claesson son los jugadores más importantes.

Ola Lindgren, compañero de Andersson en la escuela y equipo de balonmano, la primera pasión deportivo de Janne, recuerda que el ahora entrenador de Suecia “tenía una voluntad y energía increíbles, pero era un perdedor extremadamente malo. Un concursante simplemente”.

Por eso, cuando obtuvo el puesto de entrenador de la selección de Suecia se cuestionaron los logros y méritos que tenía el entrenador para llegar al cargo. Es decir, logró un campeonato con el IFK Norrköping un año antes de convertirse en entrenador nacional. Nunca ha estado en otro país como técnico.

“Andersson es una persona muy calmada, estable y estoy seguro que eso es lo que buscaba la Asociación de Futbol Sueca. Un hombre firme cuando el viento sopla”, sentencia Richard Henriksson.

La última misión de Janne es vencer a México para asegurar su presencia en los octavos de final de un mundial por primera ocasión desde Alemania 2006. Aunque se le ha acusado de espía contra las tácticas del equipo coreano y de acusar las burlas de los jugadores alemanes que le ganaron en el último minuto, Andersson confía en la unidad de su equipo y en la sinceridad para decirles que el balonmano es su inspiración, fue su primer modelo a seguir la consecución de pases para lograr anotar un gol.

[email protected]