Las finanzas del Comité Olímpico Mexicano (COM) están en estrecha relación con lo que el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) necesita para solventar los costos de operación. Aún el centro es indivisible del COM, aún se necesita partida presupuestal del gobierno y aún falta tiempo para lograr la autosuficiencia económica que Carlos Padilla ha puesto como meta durante su administración. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 serán el cierre de un ciclo más como presidente, y después, no queda claro qué dirán las proyecciones sobre el presupuesto que necesitará.

Por ahora, siguen siendo los préstamos, inversiones de los patrocinios, empresarios y cuotas de recuperación los que han mantenido al CDOM a flote y a la delegación mexicana viajando a los eventos mundiales.

¿Y la meta de la independencia económica?

Seguimos, la tenemos a 50% y este año vivimos el primer semestre. Al futuro procuraremos que el CDOM y el COM sean autofinanciables.

¿Qué tanto la meta de autosuficiencia puede significar que los recursos públicos se necesiten cada vez menos?

—Está bien, si nos dan el deducible de impuestos o la telefonía móvil como la tienen otros países, un porcentaje, perfecto, ya que no nos dé dinero la Conade, pero mientras tanto es una obligación del gobierno apoyar el deporte. Está en el Artículo 3° de la Constitución.

Si apoyar el deporte se menciona en la Constitución, entonces ¿qué sucedió que no se le dio presupuesto al COM?

—Nuevas reglas en la política, la Cámara de Diputados dejó de etiquetar y todo es a través de la Conade desde que salió Jesús Mena y entró Alfredo Castillo con otra visión. Nos cortaron los ingresos hasta que hablé con el expresidente Enrique Peña Nieto. Antes de los Juegos Olímpicos 2016 no había recursos para el COM.

¿Qué tan desgastante ha sido buscar desde el sexenio anterior los recursos con Conade y ahora hasta con el secretario de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma?

—Lo entiendo como parte de mi función, y no me puedo quedar con brazos cruzados. Diciendo ‘ahora no nos dieron, ciérrenle’, tengo que ver que las cosas sigan funcionando y si es necesario llegar al presidente lo haremos. Ana Guevara está procurando que le den 500 millones de pesos más y yo no quiero tocar los gastos de Conade, porque tiene muchos y le bajaron mucho el presupuesto. Yo tengo que ver cómo podemos subsistir. Y ahora contamos con la comprensión del secretario de la SEP.

•••

Prisa e insistencia para negociar recursos y una reunión agendada un día después de que Carlos Padilla envió una circular a los presidentes de las federaciones para alertar que “ante la grave insuficiencia presupuestal y luego de haber hecho todo esfuerzo posible para conseguir el financiamiento mínimo indispensable, es imposible mantener los servicios de hospedaje, alimentación y atención médica que se ofrecen en este importante centro deportivo”.

Un mensaje que apuntaba al cierre de las instalaciones del CDOM el 31 de julio, a una semana de iniciar los Juegos Panamericanos en Lima, Perú.

“Para toda la logística de los Juegos Panamericanos la Conade aportó 30 millones de pesos que están en un convenio aparte y para el cual nos auditarán. Esos 30 millones ya se ejercieron. El año que entra nos audita la Auditoría Superior de La Federación (ASF), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP). Esa cantidad la ajusté con Ana, eran 50 millones de pesos que requeríamos pero tuve que conseguir 20 millones con el Comité organizador con la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe(Odecabe), donde soy vicepresidente”.

¿Pudo la Conade darle recursos pese a que también está limitado?

—Los 30 millones se nos dieron hace cuatro meses. Conade para eso sí tuvo recursos.

¿Y qué sucederá para poder terminar el año?

—Ana (Guevara) y yo tenemos buena relación y me dijo que teníamos que ajustar el presupuesto porque es una instrucción del presidente (López Obrador), hicimos números, y yo, previendo hasta dónde podíamos, quedamos en 90 millones de pesos.

Mientras tanto, en las oficinas de la SEP, los argumentos de Carlos Padilla convencieron y el secretario Moctezuma accedió a otorgar el recurso económico etiquetado el COM. La reunión fue en respuesta a la urgencia del cierre del CDOM, pero desde hace cuatro meses se había tocado la puerta de la SEP. Aún así, antes de que se reabran en su totalidad las instalaciones el 1 de septiembre, quedarán  abiertas las canchas de tiro con arco, atletismo y todos los gimnasios, sin personal de mantenimiento.

¿Por qué cerrar un mes parte del CDOM?

—Ahora no tenemos el flujo de dinero. Pero mientras estamos durante los Juegos Panamericanos, la tramitología para el dinero que recibirá la Conade etiquetado para el COM, se dará durante el mes de agosto y nosotros lo comprobamos ante la Comisión.

El COM bajó sus pretensiones presupuestales al entender que “todos los cambios de administración son tortuosos, lo entendí así, dejé pasar algunas cosas, pero nunca paramos las actividades en el CDOM ni COM”. Entonces, los 120 millones de pesos anuales que se solicitaron se ajustaron a 90 millones, pero no se contó con ellos desde que inició la administración de Ana Guevara en la Conade. El dinero, explica Padilla, tenía que haber sido calendarizado. Es decir, contando con 7.5 millones al mes.

“Requerimos 10 millones al mes, pero no se pudo, entonces los 7.5 millones que dejamos de recibir no creo que nos lo vayan a recuperar, pero el secretario (Moctezuma) sí nos garantiza que el segundo semestre del año lo acabaremos bien. Además hay que prever que el año próximo los recursos son para los atletas que preparamos para Juegos Olímpicos.

¿Firmaron algo?

—Un convenio, pero la SEP no nos dio la cantidad, pero será lo suficiente para salir este año. Ellos tienen los números. Ya se fue medio año, no nos podrían dar los 90 millones, sería la mitad en ese caso, pero verán si lo reúnen.  Después de Juegos Olímpicos no puedo prever lo que se necesitará, tampoco para terminar el sexenio.

El COM en sus otras fuentes de ingreso se respalda de préstamos. El Comité Olímpico Internacional es un salvavidas que en el 2016 le hizo un préstamo de 1 millón de dólares; en el 2017 desembolsó otros 750,000 dólares. Además, también han colaborado al bolsillo Solidaridad Olímpica y Solidaridad Panamericana y las cuotas.

“Por cuotas de recuperación por el uso de las instalaciones se han obtenido 3 millones de pesos. En el 2018 el COI nos hizo una aportación directa, y si no nos alcanza para cerrar el año le pediré otro préstamo. Con Solidaridad Olímpica y Panamericana he conseguido préstamos y otras aportaciones sin retorno. Con ellos, más la aportación de empresarios, patrocinadores, y algunos recursos autogenerados que se producen en el COM salieron los 7.5 millones mensuales y se gastaron 45 millones de pesos para la operatividad del COM”.

¿El Efideporte no representa una solución para enfrentar las crisis?

—El Efideporte no da para la operación. Da para equipamiento y construcción y lo estamos utilizando. Este año vamos a meter alrededor de 200 millones de pesos para mejorar las instalaciones y se deduce al 100% de impuestos- ¿Para que quieres instalaciones nuevas sino tienes agua, luz, entrenadores. La operación es muy cara y no lo contempla el Efideporte.

México compite en estos Panamericanos con la cartera medida, con un CDOM limitado, y con un incierto plan para cuando vuelvan los atletas. ¿Y después de Lima, Tokio 2020? Incertidumbre.

•••

Carlos Padilla, presidente del COM

“Para toda la logística de los Juegos Panamericanos la Conade aportó 30 millones de pesos que están en un convenio aparte y para el cual nos auditarán. Esos 30 millones ya se ejercieron. El año que entra nos audita la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SCHP). Esa cantidad la ajusté con Ana, eran 50 millones de pesos que requeríamos pero tuve que conseguir 20 millones con el Comité organizador con la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe(Odecabe), donde soy vicepresidente”.

“Ana (Guevara) y yo tenemos buena relación y me dijo que teníamos que ajustar el presupuesto porque es una instrucción del presidente (López Obrador), hicimos números, y yo, previendo hasta dónde podíamos, quedamos en 90 millones de pesos para terminar el año.”