El deporte es desaprovechado como plataforma de cambio.

“Las dinámicas comerciales y económicas del deporte espectáculo tampoco dejan ver un interés mayor por sensibilizar a los deportistas y a la sociedad en la que tanta influencia tienen”, explicó la socióloga de la UNAM, Adriana Islas Govea.

Los beneficios del deporte comúnmente se inclinan en la promoción de la salud, sin embargo la especialista encuentra elementos nobles que sobrepasan lo fisiológico, pues es también un componente cultural y social.

“Desde la sociología, el deporte nos ha servido como un micromundo para observar cosas que no necesariamente son deporte, solamente es un espacio donde podemos analizar y podemos ver reflejado otros problemas o situaciones que se están viviendo fuera de él”, compartió al ser interrogada acerca de los casos de violencia doméstica en el deporte que se hacen públicos.

Sin embargo, la gran plataforma del futbol en México que durante la última final alcanzó una audiencia de más de 33 millones de aficionados en televisión, también posee herramientas para enfrentar dichas problemáticas, si en lugar de callarlas, contribuyen “mediáticamente a reflexionar, frenar y hacer conciencia sobre el conflicto de la violencia de género, tienen una responsabilidad y tienen que hacerlo público”.

—¿Por qué no se han establecido protocolos de prevención y de acción contra los casos de violencia familiar?

“Casi ningún área de la sociedad ha tenido la capacidad de tener una respuesta ni inmediata ni mucho menos prepararse para lo que va a pasar. En el caso del deporte en México es obvio que los intereses responden a otras cosas, a final de cuentas los protocolos para prevenir violencia o sensibilización hacia las personas llámese hombres o mujeres que participan en o que son deportistas viene siendo secundario”.

Aunque en los clubes de futbol el cuidado de la salud mental está a cargo de la psicología, que estudia el comportamiento del ser humano en relación con el medio ambiente físico y social, la práctica de esta ciencia en el ámbito deportivo se ha enfocado a potencializar el desempeño físico y elevar la competitividad, por lo que Adriana Islas hace hincapié en no perder de vista el enfoque humano.

“También habría que involucrar a las autoridades, a los clubes, a los programas de cierta forma más humana porque también es otra crítica que se le hace al deporte, que los deportistas ya nos son personas, son robots, nos devuelven una mercancía dentro de la dinámica económica de los deportes espectáculo, también habría que repensar esa parte y formar y tener desde una perspectiva más humana a los deportistas”.

El ámbito deportivo no se encuentra aislado de la promoción de los valores, es una tendencia y, en la mayoría de las ocasiones, una obligación. En la adopción de tareas de responsabilidad social en México los clubes de futbol suelen realizan donaciones a comunidades vulnerables y en el contexto actual donaciones de equipo de protección personal a médicos, mientras que en el mundo se han mostrado acciones de promoción de paz, fomento del desarrollo económico o de lucha contra el racismo y la violencia armada, por citar algunos ejemplos de este tipo de estrategias.

[email protected]