Un diamante en bruto que cada vez se encuentra más pulido, así describe Alberto Guadarrama, director de mercadotecnia y comunicación de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), a la Selección Mexicana de Beisbol. Lo anterior gracias al trabajo conjunto entre la federación y la Liga.

La primera participación de la novena tricolor en una Copa Mundial de Beisbol data de 1941, sin embargo fue hasta hace año y medio que esta selección pudo presumir de una identidad.

En una charla con El Economista, Alberto Guadarrama explicó que el crédito de la plausible labor que fue conformar la identidad de la Selección Mexicana de Beisbol se le debe al expresidente de la LMB, Javier Salinas, quien llevó la experiencia que poseía como director de marketing de la Federación Mexicana de Futbol a este deporte.

¿Era posible que los deportistas mexicanos no quisieran ser parte de su selección?

“En los procesos que hemos llevado últimamente, ya los jugadores empiezan a sentir ese gusto, esa pasión por pertenecer al equipo y lo importante es que los peloteros acudan. Para alcanzar esto se necesita inversión y trabajo en conjunto para formar un plan de trabajo que va en lo deportivo, lo comercial y lo administrativo” comentó Javier Salinas en febrero.

“A raíz de que hicimos un convenio comercial de comunicación y de marketing con la FEMEBE hemos tomado un rol un poquito más proactivo para ver toda la parte de imagen de la Selección Mexicana de Beisbol, hoy afortunadamente ya cuenta con patrocinadores propios”.

Entre los logros del convenio se encuentra la unificación de un logotipo e isologo, además de encontrar en ‘47 Brand, Udi Sport, Louisville Slugger y ADO a sus patrocinadores oficiales de gorras, uniformes, bats y transporte, respectivamente.

“Todavía falta muchísimo trabajo para llegar o para aspirar a ser una selección de primer calibre, en términos comerciales, de comunicación y de marketing, vamos trabajando, poco a poco se han dado ya los primeros pasos y se han sentado las bases”.

Según datos proporcionados a este diario por el director de mercadotecnia, en México 60 millones de personas se interesan en el beisbol. La LMB y la selección mexicana buscan llegar a más público de la mano con los patrocinadores mediante estrategias en redes sociales, activaciones en los estadios y de trabajo con influencers.

Los convenios con las televisoras por los derechos de transmisión se realizan por evento. Los juegos de preparación para el Torneo Premier 12 realizados en Puebla estuvieron a cargo de TVC deportes, sin embargo los derechos de los juegos preolímpicos serán de la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBSC) y aún no se conocen novedades de las televisoras.

También crece la distribución del merchandising, con puntos de venta de productos de la selección en cada estadio de la LMB y por el alcance de ‘47 Brand también la gorra se encuentra en tiendas departamentales como Liverpool, Fábricas de Francia, Mister Tenis, etcétera.

“Tener la disponibilidad, las gorras son de primera calidad para el performance y desempeño de los jugadores es una parte importante. Por supuesto que hay una parte económica que apoyar y se pueda seguir desarrollando el beisbol en México”.

Una de las asignaturas pendientes, según explica Guadarrama, es convertir a los beisbolistas en ídolos ante la afición, lo cual impulsan a través de actividades de meet and greet y de firmas e autógrafos.

Aspiraciones al modelo nipón

Japón, casa de los próximos Juegos Olímpicos, no dudó en abrirle las puertas al beisbol como deporte olímpico, debido a la gran la afición que tiene. La industria alrededor de la selección nipona es gigante, un modelo al que México debe aspirar según Alberto Guadarrama.

“(La visita de la Selección Mexicana a Osaka) fue un aprendizaje muy importante para quienes conformamos la industria del béisbol mexicano para saber cómo organizar una selección nacional de beisbol. La pasión, el amor por sus colores, la organización que nos transmitió la Selección Japonesa fue un aprendizaje invaluable para poder también aspirar a una base de aficionados de selección nacional tan grande como la tiene Japón, para redoblar esfuerzos y que la Selección Mexicana tenga mayor realce e importancia”.

“Tú veías en las tribunas gorras de todos los equipos que conforman la liga japonesa apoyando a su selección. Obviamente la derrama económica que dejó ese evento fue muy importante para los japoneses porque se agotó el boletaje, opciones de merchadising enormes, gigantescas y un gran apoyo de todos los patrocinadores. Es un modelo que podríamos seguir”.