Santos y Puebla tienen realidades económicas distintas, sin embargo, ambos han logrado posicionarse como dos proyectos sólidos durante todo 2021. Los laguneros eliminaron al Atlético de San Luis por marcador de 2-0 en casa y aseguraron su segunda presencia consecutiva en cuartos de final, donde enfrentarán a los Tigres de Miguel Herrera. Puebla, por su parte, eliminó a Chivas 6-5 en penales (2-2 en tiempo regular) y con ello logró su tercera liguilla en el mismo de torneos, un mérito inédito en la institución camotera.

En cuanto al valor de plantel, Santos y Puebla viven realidades diferentes. Los de Torreón tienen el quinto equipo más valioso de la Liga MX con 67.1 millones de euros, a 13 millones de distancia de los más onerosos, los Rayados de Monterrey. En la parte baja se encuentran los camoteros con valor de 21.6 millones, la tercera menor cifra solo superando a Mazatlán FC y Querétaro, de acuerdo con cifras de Transfermarkt.

Pero en la cancha, tanto el proyecto albiverde de Guillermo Almada como el enfranjado de Nicolás Larcamón han demostrado regularidad. Desde que empezó la pandemia, ambos clubes se han metido al menos a la zona de repechaje, destacando que Santos llegó al punto máximo de la final del Guardianes 2021 (aunque perdió contra Cruz Azul), en tanto que Puebla, justo en ese mismo torneo, logró sus primeras semifinales desde hace 12 años.

“A este grupo nunca hay que darlo por muerto aún muerto (…) Estábamos frente a uno de los equipos de mayor tradición en el país, les dije a los jugadores que no iba a ser fácil llenar el estadio de gente de Puebla, así que el triunfo es sobre todo para ellos. Vamos por todo, con humildad, enfoque, identidad, esa unión que es avasallaste para cualquier rival que se nos pone enfrente”, resaltó el entrenador poblano, Nicolás Larcamón, que ha metido al equipo a liguilla en los dos torneos que lleva en México.

La reacción del Puebla fue con tintes de gesta: dos veces se fueron abajo en el marcador en su casa ante Chivas (0-1 al minuto 6 y 1-2 al minuto 62), pero a base de insistencia consiguieron el empate definitivo al 89’ con un cabezazo del defensa Lucas Maia en un tiro de esquina. El repechaje obliga a un desempate directo en penales, donde el guardameta Antony Silva, titular de la Selección de Paraguay, atajó tres en una serie que se alargó a muerte súbita de ocho tiros.

Se trata de un momento inédito para el Puebla, ya que por primera vez en la historia de los torneos cortos (desde el segundo semestre de 1996) ha conseguido clasificar a tres liguillas consecutivas, empezando esta racha en el Guardianes (Apertura) 2020, cuando todavía era dirigido por el peruano Juan Reynoso, actual entrenador campeón con Cruz Azul.

Curiosamente, Puebla terminó el torneo tal y como lo empezó, en la posición número 7, la mejor que logró en todo el semestre. La reacción se concretó en las últimas seis jornadas al lograr cuatro victorias que los sacaron desde la sotanera posición número 14.

Cabe recalcar que antes de la era Reynoso-Larcamón en el banquillo del Puebla, el equipo solo había logrado clasificar a seis liguillas y un repechaje en 47 participaciones desde que nacieron los torneos cortos. En el último año y medio, los camoteros han tenido más registro en fases finales que clubes con mayor palmarés como Toluca o Pumas.

Santos Laguna tuvo una noche más tranquila en casa ante el Atlético de San Luis, ganando por 2-0 y con opciones que pudieron haber ensanchado el marcador. Los albiverdes generaron cuatro veces más tiros al arco que sus rivales (8 contra 2), aunque la desesperación ya se hacía presa de atacantes como Eduardo Aguirre, Diego Valdés, Juan Otero o Ayrton Preciado, ya que el gol cayó hasta el minuto 65 (Preciado).

Un penal al 86’, concretado por Ignacio Jeraldino, sentenció el pase del vigente subcampeón a los cuartos de final, donde ya lo esperaba Tigres. Esta será la séptima ocasión que guerreros y felinos se enfrenten en una fase final, aunque para Santos esto ha sido un amuleto, ya que las últimas tres veces que se encontraron (en los torneos Clausura 2012, 2015 y 2018), vencieron y además obtuvieron el título.

“Cuando los jugadores están inspirados, le podemos ganar a cualquiera, pero estamos satisfechos, en la medida que tengamos a la mayoría de los futbolistas la competencia mejora. Seremos complicados para cualquiera que enfrentemos en la liguilla”, señaló el entrenador santista, Guillermo Almada, tras la victoria ante San Luis.

Almada acaba de cumplir dos años al frente de Santos y cuatro torneos completos, en los que ha logrado tres liguillas y un repechaje. Su efectividad de 53% ha llamado la atención incluso de la Selección de Uruguay, que a finales de este año busca al reemplazo de Óscar Tabárez rumbo al cierre de eliminatorias mundialistas en Sudamérica.

Santos llega embalado a los cuartos de final con una racha de cinco partidos sin perder y apenas cuatro goles en contra por 10 a favor. El objetivo sigue siendo el séptimo campeonato, con el cual lograría empatar al Toluca como los dos más ganadores en la historia de los torneos cortos (todos los títulos laguneros han sido desde que se cambió el formato de competencia en 1996).

deportes@eleconomista.mx

kg