Nación faro del movimiento olímpico internacional, Rusia, amenazada con la exclusión de los Juegos de Invierno 2018 en Pyongyang (Corea del Sur), cuenta con numerosos miembros en las federaciones internacionales, algo que podría ser determinante en la decisión que el COI anunciará este martes.

Acusada de haber organizado un dopaje de Estado, sobre todo durante los Juegos de Sochi 2014, Rusia sabrá si sus deportistas son autorizados a participar en Pyongyang, del 9 al 25 de febrero, con la bandera rusa o si les autoriza a competir con una bandera neutra.

“Rusia es uno de los tres países más importantes del mundo en lo deportivo, junto a Estados Unidos y China. Tras la Segunda Guerra Mundial, (su presencia) no era sólo en los terrenos de juego, sino también en las federaciones y en el COI”, estima el exdirector de la Agencia Mundial Antidopaje, el canadiense Dick Pound, autor de un informe sobre el dopaje en el atletismo ruso.

“Hay que tener en cuenta una competición internacional, no sólo en términos deportivos a través de los atletas, sino por el control de las instituciones deportivas internacionales”, advierte el investigador Patrick Clastres, profesor de la Universidad de Lausana. Para el presidente Vladimir Putin el deporte se ha convertido en uno de sus principales vitrinas a nivel mundial.

Los rusos tienen presencia en federaciones de invierno

De las siete federaciones de deportes olímpicos de invierno (biatlón, esquí, hockey, patinaje, bobsleigh/skeleton, curling y luge), seis de ellas tienen a un ruso como vicepresidente o como miembro de su consejo.

El biatlón, por ejemplo, el primer vicepresidente de la federación internacional es un ruso, Victor Maygurov. Y pese a conocerse ya la primera parte del informe McLaren en julio del 2016, con las primeras acusaciones de dopaje de Estado en el deporte ruso, la IBU atribuyó dos meses más tarde los Mundiales del 2021 a la ciudad de Tioumen, en Siberia Occidental, aunque en febrero de este año se retractó.

Los llamados a la suspensión de Rusia se multiplican desde septiembre, pero la Federación Internacional de Hockey sobre Hielo (IIHF) adoptó por unanimidad de su Consejo una declaración en la que se opone a un castigo colectivo.

La IIHF ya se enfrenta a la ausencia muy perjudicial de los jugadores de la NHL (la Liga profesional norteamericana) y podría ver como el campeonato ruso (KHL, el segundo mayor del mundo) agrega fechas de competición coincidiendo con los Juegos si se prohíbe de una manera u otra la presencia de los jugadores rusos en Corea del Sur. ¿Hasta dónde podría llegar Rusia si se obliga a sus deportistas a competir con bandera neutra? “La capacidad de provocar daños de Rusia es débil”, asegura Clastres.