Los deportistas podrían sufrir sanciones económicas o ser expulsados de los Juegos de Tokio si infringen las medidas anticovid, en especial los test regulares y la obligación de llevar mascarilla, advirtieron los organizadores, al anunciar las normas actualizadas a 37 días de la cita olímpica.

La última versión del manual ('playbook') para los deportistas consta de 70 páginas, con viñetas para explicar las reglas que, según los organizadores, garantizarán la seguridad sanitaria de los Juegos Olímpicos.

Los responsables olímpicos y los organizadores de Tokio 2020 pusieron el acento en las sanciones previstas especialmente para los deportistas en caso de violación de las reglas, que irían desde advertencias, multas, a "una inelegibilidad o exclusión temporal o permanente de los Juegos". No se precisó si los deportistas podrían ser excluidos de futuros Juegos Olímpicos, aparte de los de Tokio.

"Esperamos de ustedes que respeten las reglas, pero si no lo hacen, podría haber sanciones", declaró Pierre Ducrey, director de operaciones de los Juegos en el COI.

A poco más de cinco semanas de la apertura de los Juegos, Tokio vive aún bajo un estado de alarma sanitaria y no se ha tomado ninguna decisión sobre la autorización de espectadores locales, después de la inédita prohibición de espectadores extranjeros anunciada en marzo.

Los organizadores tratan de cambiar la tendencia e insisten en las medidas de seguridad que toman y en el hecho de que la mayoría de los deportistas y de las personas presentes en la villa olímpica estarán vacunados y apartados del público nipón.

'Ninguna transgresión'

"Las reglas del juego están ahí para ser respetadas, ninguna transgresión", declaró Christophe Dubi, director de los Juegos del COI durante una conferencia de prensa conjunta.

Los organizadores no precisaron qué sanciones se aplicarán para cada violación, ni revelaron la cuantía de las eventuales multas. Una comisión disciplinaria se encargará de evaluar las violaciones y las sanciones potenciales.

Diferentes responsables olímpicos comenzaron a llegar a Tokio, entre ellos el vicepresidente del COI, John Coates, quien aterrizó este martes por la mañana. Antes de su llegada, varios centenares de personas se manifestaron contra los Juegos en la capital nipona.

Un sondeo realizado a comienzos de junio reveló que la mitad de la población japonesa era favorable a los Juegos, y otro publicado el lunes mostraba que el 64% de las personas interrogadas estaban ahora a favor de los mismos, aunque repartidos entre los partidarios de una organización a puerta cerrada, y con presencia limitada de espectadores.

El sondeo no daba la opción de un aplazamiento, algo que los organizadores descartaron por completo.

Cerca del 84% de los deportistas fueron vacunados, declaró Coates al periódico australiano Financial Review antes de partir hacia Tokio.

"Nosotros no podremos alcanzar nunca el 100%", admitió, precisando que los deportistas de algunos países de Asia y África van a Catar a vacunarse, mientras que los de Sudamérica vuelan hacia Miami y Houston para las inyecciones auspiciadas por el COI.

Atletas no serán descalificados por test positivos

Los atletas que no tengan la oportunidad de competir en los Juegos Olímpicos debido a una prueba covid positiva serán reemplazados y tendrán el estatus “no comenzó”.

El director deportivo del COI, Kit McConnell, dijo que los planes de contingencia, descritos en la tercera edición del playbook, tienen como objetivo "mantener la integridad de la competencia" y garantizar que los atletas no sean descalificados por contraer coronavirus.

Si bien se implementarán una serie de medidas para mitigar el riesgo contagios, McConnell menciona que el COI ha desarrollado una estrategia para ayudar a las Federaciones Internacionales a responder a la posible interrupción de un caso de covid en sus competencias.

McConnell reconoce que cada deporte tendrá "reglas ligeramente diferentes", pero dice que el COI ha desarrollado un plan, llamado "Regulaciones específicas para deportes", junto con las 32 federaciones para garantizar que haya un "grado de consistencia" cuando tomar decisiones sobre casos de coronavirus.

Durante los últimos ocho meses, las federaciones internacionales han realizado más de 430 competencias internacionales importantes en las que participan más de 55, 000 atletas. El COI también había realizado 13 eventos de prueba "muy exitosos" en abril y mayo, mientras continúan adaptando los planes para Tokio 2020.

La estrategia considera algunos escenarios como:

  • Si una persona no puede competir debido a una prueba de coronavirus positiva se clasificaría como "no comenzó" en lugar de "descalificación".
  • Si un atleta tiene que retirarse, su lugar estará disponible para el siguiente atleta mejor clasificado y elegible.
  • El equipo que no pudo participar en las semifinales sería sustituido, si es posible, por el equipo que jugó en los cuartos de final.
  • En el punto final de ese rompecabezas, los deportistas y equipos no deberían perder el resultado mínimo que hubieran obtenido.
  • Si el atleta no pudo competir en la final y hubiera recibido un diploma por su participación, lo recibirán.
  • Si un atleta hubiera participado en un evento de medallas pero no puede, recibirá el nivel mínimo de medalla que habría recibido, por ejemplo, en una final.
  • Recibirán una medalla de plata si no pueden disputar una final por la medalla de oro y eso es importante para reflejar el nivel mínimo que ese atleta o equipo habría logrado.