La vitrina de los Juegos Olímpicos fue bien aprovechada por varios juveniles de la selección mexicana de futbol. Aunque el equipo de Jaime Lozano no concretó el oro, su avance hasta semifinales por encima de otros participantes como Alemania, Argentina y Francia dejó un grato sabor de boca que está respaldado por la data, con un fuerte promedio en precisión de pases y robos de balón.

De acuerdo con el análisis de Under Data, consultoría de data scouting de futbol, los juveniles más destacados del Tri olímpico son Sebastián Córdova, mediocampista del América, Johan Vásquez, defensa de Pumas, y Alexis Vega, extremo izquierdo de las Chivas, obteniendo promedios de rendimiento de 84% (Córdova) y 81% (Vásquez y Vega).

Dichas cifras se obtienen de su balance individual en diversas categorías dependiendo de su posición. En el caso de Córdova, destacó con un 78% de efectividad de pases, dos goles, una asistencia y cuatro pases de finalización, que consiste en un toque directo a la consecución del gol que puede concretarse o no según el tiro final del compañero.

Córdova de 24 años jugó en la media cancha y no en los extremos, como lo ha hecho en varias oportunidades con el América. De esta forma, mostró su potencial en defensa y ataque, además de su control técnico de ambas piernas, ya que aunque es zurdo, anotó un penal de derecha ante Corea del Sur en cuartos de final.

“Sebastián es un jugadorazo que maneja los dos perfiles como si nada, hasta el día de hoy no sé si es zurdo o derecho, pero creo que tiene el potencial para llegar a Europa y, si lo están viendo de otros lados, es por algo”, comentó su compañero de club, el uruguayo Sebastián Cáceres.

El segundo juvenil destacado es Johan Vásquez, quien revalidó en Tokio su poderío de la Liga MX, ya que fue el defensa líder en robos de uno contra uno en el torneo Guardianes 2021. Ya en el torneo olímpico, recuperó un total de 46 balones en 62 disputas, además de sumar 32 intercepciones y 23 rechaces.

El zaguero central de los Pumas también posee buen control de balón y maximiza sus 1.85 metros de estatura, pues consiguió un 85% de efectividad de pases y un 70% en porcentaje de disputas ganadas por arriba.

Gracias a su notable rendimiento en CU desde que llegó de Rayados, Pumas concretó la compra de su carta y unas semanas antes del torneo olímpico oficializó su extensión de contrato hasta 2023, aunque de acuerdo con Marca, hay dos clubes neerlandeses que lo tienen en el radar desde los juegos amistosos del Tri antes de Tokio. Tras jugar la final con los universitarios en diciembre de 2020, el defensa se revalorizó 150%, según cifras de Transfermarkt.

El tercer juvenil destacado fue Alexis Vega, quien tuvo un par de goles y asistencias, así como un total de cinco jugadas creadas de gol. El atacante de las Chivas tuvo un 81% de efectividad de pases y un 78% de acciones efectivas totales, incluyendo 33 regates y seis balones recuperados en campo rival.

Vega, quien cumplirá 24 años en noviembre, tiene un valor actual de mercado de cinco millones de euros y según el periodista Kery Ruiz, ex colaborador de Goal y Fox, fue observado por los visores del Porto.

Durante la justa olímpica, Vega se desempeñó como extremo izquierdo y dejó la pradera derecha para Uriel Antuna y Diego Laínez. Incluso durante el encuentro ante Brasil, en semifinales, se posicionó en sus últimos minutos como volante por el centro, detrás de Henry Martín. Con Chivas y con Toluca, su club formador, llegó a desempeñarse también como centro delantero.

Según los análisis de Under Data, los otros juveniles destacados fueron justamente Antuna y Lainez, así como los laterales Jorge Sánchez y Vladimir Loroña, todos con un promedio de rendimiento entre el 76 y 78%. El caso de Loroña, jugador de Xolos, sorprendió porque no era considerado titular, pero la lesión de Érick Aguirre en el segundo juego le abrió la puerta para duelos clave contra Sudáfrica, Corea y Brasil.

Los refuerzos mayores respondieron

No obstante, el jugador mejor evaluado de Tokio 2020, según la consultora de data scouting, fue Guillermo Ochoa. El refuerzo de 36 años tuvo un 77% de efectividad en atajadas, destacando su portería en ceros ante Sudáfrica y Brasil (durante tiempo regular). Incluso en los penales ante esta última selección, se lanzó en la dirección correcta.

“Qué gusto encontrarte siempre mi hermano, muchas bendiciones y vamos arriba siempre”, le reconoció Dani Alves, capitán de Brasil, tras la serie de penales, mientras que la prensa de ese país lo elogió al recordar sus actuaciones en el Mundial 2014.

Ochoa Magaña, titular en todos los partidos, también mostró su potencial en precisión de pases, con un 100% de efectividad en toques cortos, 99% en los de media distancia y 84% en los de larga distancia, además de un 92% con pases a balón parado, 93% en juego abierto y 100% con la mano.

Henry Martín destacó con 82% de efectividad de pases y 52% de efectividad aérea, casi siempre disputando el balón contra dos defensas centrales. Por su parte, Luis Romo, el tercer refuerzo, logró un 81% en pases y 73% en robos de balón. A pesar de jugar como contención e incluso como defensa central durante unos minutos contra Japón, logró marcar un gol, cinco disparos a portería y un 60% de éxito en regates.

Romo, campeón con Cruz Azul en el Guardianes 2021, ha sido seguido de cerca puntualmente por clubes españoles como el Celta de Vigo y el Getafe, al igual que su compañero de club y selección, Orbelín Pineda. Aunque fue refuerzo, Romo aún tiene 26 años y está en su momento top para emigrar a Europa.

fredi.figueroa@eleconomista.mx