Johannesburgo. Chile daría todo lo que tiene por al menos 45 minutos de Iván Zamorano en sus mejores tiempos, un delantero de su estirpe es lo que necesita hoy ante Brasil.

Pero el Bam-Bam, su apodo en su etapa activa, también desea estar ahí. Y cómo no necesitarse ambos.

De un lado el mejor delantero de La Roja en la historia y, del otro, la mejor Selección de aquella nación de los últimos 50 años.

El destino les ha jugado una mala pasada y les ha separado. Zamorano está encadenado a ser el líder moral de la nueva generación y lo que atina a decir es que Chile ha conseguido algo más que el pase a octavos de final:

Respeto del mundo .

Jugar con los sudamericanos ha dejado de ser un cheque al portador para convertirse en un asunto serio y seguramente Dunga deberá emplear más de dos tazas de café para definir la estrategia a seguir.

Chile tiene quizás una de sus mejores generaciones de toda su historia, pero la mejor noticia es que hacen equipo , advierte el Bam-Bam en charla con El Economista.

Chile no ha llegado más allá de octavos desde 1962, cuando en su Copa obtuvieron el tercer puesto.

Luego nada, luego un túnel, luego un tobogán y ahora la resurrección de su futbol. Zamorano, quien condujo a La Roja al Mundial del 98 admite que envidia de cierta manera a su actual equipo, me encantaría jugar ahí. No tengo duda que ésta es una de las mejores selecciones que hemos tenido y pensar en ganarle a Brasil dejó de ser un sueño .

Reconoce el trabajo que ha hecho El Loco al frente del equipo, no por algo es uno de los estrategas con más halagos en el campeonato.

Pero para los sudamericanos es martirio enfrentarse al gigante de la región, Brasil. No le ganan un partido desde el 2000, hace 10 años en partido clasificatorio rumbo al Mundial del 2002.

Zamorano, quien fue goleador del Real Madrid y también del América de México, advirtió que ante España fue una gran lección.

Pese a la derrota por 2-1, se demostró que podemos ser competitivos y si llegamos a quitarle la bola a Brasil, creo que podemos pensar en la victoria .

Bam-Bam aseguró que Bielsa está obligado a respetar su estilo, lo peor que le puede ocurrir es que espere. Debemos jugar como siempre y seguro los jugadores se sentirán más cómodos y pueden conseguir algo. Brasil es favorito, pero no veo que sea un pase cantado para ellos .

Así, con Zamorano en el ambiente, con el argentino Marcelo Bielsa como el orquestador y los jugadores de por medio, La Roja no desea dejar el bolígrafo para continuar escribiendo su historia en la XIX edición de la Copa del Mundo.